Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Redacción
Lunes, 26 marzo 2018
Psicología

¿Qué es la felicidad?

La felicidad es uno de los temas más importantes para la mayoría de las personas. Todo lo que hacemos está enfocado a mejorar nuestro nivel de bienestar (tanto físico como mental) y a evitar el dolor y la tristeza.

 

Por ello, es fundamental que aprendamos todo lo que se pueda saber sobre la felicidad y cómo se forma. Ya desde la antigüedad, este tema ha sido uno de los más estudiados; desde las teorías de Aristóteles sobre la eudaimonia hasta las enseñanzas de los estoicos sobre cómo alcanzar la paz interior sólo mediante nuestro pensamiento, casi todos los grandes filósofos antiguos querían descubrir cómo lograr ser más felices.

 

[Img #49897]

 

Sin embargo, hasta las últimas décadas no se ha producido una revolución sobre este tema. A mediados del siglo XX, apareció la ciencia de la felicidad: un gran número de estudios e investigaciones que pretendían descubrir cómo y por qué exactamente se produce este estado mental. En este artículo te contamos sus hallazgos más importantes.

 

Qué dice la ciencia de la felicidad: notas previas

 

Desde el nacimiento de la Psicología, ha habido mucho debate sobre si nuestras características están determinadas desde el momento en que nacemos, o si por el contrario somos libres de cambiar según nuestras experiencias y lo que vamos aprendiendo.

 

Por lo tanto, cuando se empezó a estudiar la felicidad desde la psicología se planteó la misma duda: ¿podemos hacer algo para ser más felices?

 

Según las últimas investigaciones, nuestro nivel de felicidad está determinado por tres componentes:

 

  • Un 50% de nuestra felicidad tiene que ver con factores genéticos, que ya están fijos dese el momento en el que nacemos. Se trata del "punto base" de nuestra felicidad, es decir, el nivel en el que estaríamos si no existiesen circunstancias externas que nos afectaran y no trabajáramos para cambiarnos a nosotros mismos.
  • Un 10% de nuestro bienestar subjetivo está relacionado con las circunstancias externas de nuestra vida, es decir, con lo que nos ocurre: nuestro trabajo, nuestros amigos y familia, nuestra vida amorosa...
  • El último 40% tiene que ver con la forma en la que nosotros mismos actuamos. Gran cantidad de actividades han demostrado ser eficaces en aumentar nuestros niveles de felicidad; y es en ellas en las que se centra la ciencia de la felicidad.

 

Como se puede ver, aunque es cierto que todos partimos de puntos distintos en nuestra búsqueda de la felicidad, también lo es que podemos sentirnos mucho mejor si nos centramos en realizar acciones que eleven nuestro estado de ánimo. Según la ciencia de la felicidad, las más importantes son las siguientes:

 

  • Practicar la gratitud y el pensamiento positivo
  • Mejorar nuestras relaciones sociales
  • Vivir en el momento presente
  • Trabajar en nuestras propias metas y objetivos

 

Veamos cada una de ellas.

 

1- Practicar la gratitud y el pensamiento positivo

 

Las investigaciones al respecto lo dejan muy claro: ser capaces de ver el lado bueno de las cosas hará que nos sintamos mucho más felices. Pero cuando nuestra vida está llena de dificultades, ¿es realmente posible centrarse tan sólo en lo positivo?

 

Según los expertos en psicología positiva, lograrlo se trata tan sólo de un hábito. Nuestro cerebro tiene un sistema, el SAR (cuyas siglas vienen del nombre completo Sistema Activador Reticular) encargado de dirigir nuestra atención a lo que le vaya a garantizar las mayores posibilidades de supervivencia.

 

Por desgracia, esto en general implica que estamos siempre más pendientes de lo malo que nos ocurre que de lo bueno. Por ello, para aumentar nuestro nivel de felicidad, es necesario que nos acostumbremos a fijarnos cada vez más en lo positivo.

 

Uno de los ejercicios más sencillos para comenzar a implementar este hábito es el llamado diario de gratitud. Consiste en lo siguiente: cada noche, antes de acostarte, escribe en un diario tres cosas por las que estás agradecido ese día. De esta forma, acostumbrarás poco a poco a tu cerebro a fijarse en todo lo bueno que te ocurre.

 

2- Mejorar nuestras relaciones sociales

 

Los seres humanos somos animales sociales, y por lo tanto nuestras relaciones con los demás tienen un gran impacto sobre cómo nos sentimos.

 

Cuando sentimos que no pertenecemos a ningún grupo, lo normal es que nos sintamos tristes y apagados. Lo mismo ocurre si estamos todo el día solos y sin tener contacto con otras personas.

 

Por eso, la ciencia de la felicidad sugiere las siguientes actividades para mejorar nuestro bienestar:

 

  • Crear un grupo de amigos que nos haga sentir apoyados y parte de algo.
  • Ayudar a otras personas, ya sea mediante un voluntariado o simplemente en nuestro día a día.

 

3- Vivir en el momento presente

 

Uno de los mayores descubrimientos de la Psicología durante el siglo pasado fue el del Flow. Se trata de un estado mental en el que entramos cuando nos sumergimos completamente en una actividad, acallando nuestros pensamientos y viviendo totalmente en el momento presente.

 

Además de mejorar nuestra productividad, también se ha demostrado que el estado de Flow es fundamental para mejorar nuestros niveles de felicidad.

 

La forma de llegar a este estado es sencilla: tan sólo tenemos que encontrar una actividad que nos suponga un reto elevado pero no imposible, y en la que podamos trabajar poco a poco para superarla. Existe gran cantidad de información sobre el tema, pero los mejores recursos son los creados por el propio autor de este concepto, Mihály Csíkszentimihályi.

 

4- Trabajar en nuestras propias metas y objetivos

 

Por último, la ciencia de la felicidad ha descubierto que aunque las circunstancias externas no son demasiado relevantes para nuestro bienestar, el proceso de trabajar para conseguirlas sí que influye enormemente en nuestro estado de ánimo.

 

Según varios estudios realizados sobre el tema (destacando entre ellos éste), plantearnos una meta que pensemos que somos capaces de cumplir y trabajar para llegar hasta ella son dos de las actividades más importantes para mejorar nuestro nivel de felicidad.

 

Para maximizar la efectividad de las metas, la ciencia de la felicidad nos dice que éstas tienen que ser concretas, y estar divididas en pequeños pasos que podamos ir dando día a día. De esta forma, sentiremos los efectos beneficiosos de trabajar en nuestros propios objetivos mucho antes de haberlos cumplido.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress