Lunes, 23 enero 2012
Reportaje

Tumbas y basura, los cementerios de Pompeya también servían simultáneamente como vertederos

Enviar por email

En lo que hoy parece una combinación moralmente reprobable, los mismos terrenos empleados para enterrar a los difuntos, tenían un uso simultáneo como basureros en la ciudad de Pompeya hace casi 2.000 años. Los arqueólogos del siglo XIX ya encontraron indicios de este doble uso, pero la idea de que una misma sociedad arrojase basura donde depositaba los restos mortales de sus seres queridos, les pareció poco creíble, y asumieron que los cementerios fueron primeramente abandonados, y tiempo después usados como vertederos por otras gentes.

La utilización simultánea de los terrenos para ambas funciones se ha venido considerando, por tanto, inconcebible. Pero ahora un nuevo estudio indica que sí se dio este uso simultáneo tan perturbador. Tumbas y basura convivían juntas en Pompeya, antes de la erupción del volcán Vesubio que sepultó a la ciudad bajo enormes cantidades de ceniza y piedra pómez.

Ésta es la conclusión a la que ha llegado el equipo de la arqueóloga Allison Emmerson.

La nueva investigación contradice suposiciones ampliamente aceptadas sobre cómo y por qué se han encontrado antiguos montones de basura apilada en y alrededor de las estructuras funerarias ubicadas en diversas partes de Pompeya. Estas acumulaciones de desechos incluyen huesos de animales despedazados y carbonizados, huesos de perros y caballos, fragmentos de cerámica y material arquitectónico roto. Se encontró basura dentro y junto a estructuras de tumbas. Incluso en un conjunto de tumbas, esta basura permaneció casi igual a como estaba en el año 79 de nuestra era, debido a que la gruesa capa de cenizas que cubrió al conjunto también la conservó.


[Img #8034]
La presencia de estos materiales de desecho en cementerios, algo que en otras épocas y culturas se consideraría un sacrilegio abominable, ya la detectaron los arqueólogos del siglo XIX en sus trabajos de excavación en Pompeya, pero ellos asumieron que las tumbas excavadas llenas de basura antigua debieron haber caído en desuso y deterioro casi dos décadas antes de la erupción catastrófica del Vesubio en el año 79 d.C. Ellos (y arqueólogos posteriores) teorizaron que las tumbas de Pompeya estaban cubiertas de basura debido, en parte, a un potente terremoto ocurrido en el año 62 d.C. y a que las tumbas fueron abandonadas y olvidadas después del terremoto, ya que la ciudad debió haber estado en decadencia y sus habitantes centrados en cuestiones más pragmáticas.


La hipótesis fue aceptada sin mayores análisis. Según Emmerson, eso se debió en parte al escaso interés que esos arqueólogos de las primeras excavaciones en Pompeya tenían en examinar la basura antigua y en lo que estos materiales arqueológicos tan poco majestuosos pudieran decir sobre la vida cotidiana de aquellas gentes y sobre su idiosincrasia cultural.

Sin embargo, esa hipótesis ha sido refutada por investigaciones recientes que han demostrado que Pompeya se había recuperado tras el terremoto del año 62 d.C., y que cuando llegó el fatídico año de la erupción estaba inmersa en un período de rejuvenecimiento, como una ciudad importante en una de las regiones más ricas del Imperio Romano.

La sospecha de que para los habitantes de Pompeya la basura no era algo especialmente ofensivo, y de que la ciudad carecía de un sistema bien organizado para arrojar la basura lejos de los espacios urbanos más usados por los habitantes, comenzó a surgir con muchos detalles que Emmerson comenzó a ver en los trabajos de excavación de 2009. "Por ejemplo, excavé en una habitación de una casa donde la cisterna (para almacenar agua potable y agua para lavar) estaba situada entre dos pozos de desechos. Ambos pozos estaban completamente llenos de basura, integrada mayormente por cerámica doméstica rota, huesos de animales y otros residuos de alimentos", explica la arqueóloga. En otras palabras, para la gente era incluso normal tener vertederos de basura en la propia vivienda.

Los terrenos destinados a los difuntos tampoco estaban en las afueras de la ciudad, o al menos en un lugar discreto. Ni siquiera estaban vallados. Las tumbas estaban situadas a lo largo de calles céntricas.


[Img #6368]
De hecho, no era raro, como han comprobado los investigadores al examinar la ciudad, que la gente arrojase la basura en rincones de calles y callejones, e incluso en el suelo de sus propias viviendas, además de, por supuesto, en las afueras de la ciudad y en el perímetro de las murallas, acumulándose grandes cantidades de desechos en bastantes zonas.

La gente, por tanto, estaba acostumbrada a vivir rodeada de basura, y aceptaba el hedor de la misma como una molestia inevitable, que formaba parte de la vida cotidiana.

Por todo eso, los cementerios y tumbas de Pompeya eran simplemente otro sitio más al que arrojar basura.

De hecho, las tumbas y cementerios eran considerados apropiados incluso para la ubicación en ellos de publicidad de la época, desde anuncios de espectáculos hasta alegatos políticos.

En general, cuando un romano se enfrentaba a la muerte, estaba más preocupado por el recuerdo que guardasen de él los vivos que de lo que le sucediera después de morir. Las personas querían ser recordadas, y la manera de lograrlo era una gran tumba en una zona muy céntrica y concurrida. En otras palabras, estas tumbas y cementerios no estaban destinados a ser lugares para la reflexión silenciosa. Las tumbas eran para ser vistas y constituir una parte importante de la vida cotidiana, no para estar apartadas, limpias o tranquilas.

[swf object]


Copyright © 1996-2014 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
POWERED BY FOLIOePRESS