Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 9 febrero 2011
Psicología

Captamos más la personalidad de las personas físicamente atractivas

Las personas físicamente atractivas destacan por esa cualidad. Pero mucha gente, de modo inadvertido, tiende también a pensar que la personalidad de los guapos y las guapas es mejor que las de personas con menor atractivo físico. Un nuevo estudio desvela que no sólo tendemos a tener en mejor consideración a las personas físicamente atractivas, sino que también, pese a esa magnificación de sus cualidades de carácter, captamos su personalidad con mayor precisión que al intentar determinar la de las personas corrientes y la de las que consideramos feas.


[Img #1229]

En vez de tratar de establecer qué individuos perciben mejor la personalidad de los demás, Jeremy Biesanz, Genevieve L. Lorenzo y Lauren J. Human, todos de la Universidad de la Columbia Británica, en Canadá, se preguntaron si existen personas cuya personalidad sea mejor percibida por los demás. En este estudio analizaron si el atractivo físico de la persona observada influye en la habilidad de los observadores para percibir la personalidad de ese individuo.

Para el estudio, los voluntarios fueron reunidos en grupos de 5 a 11 personas. Cada grupo participaba en una especie de fiesta, pero sin alcohol. En ella, cada persona conversaba con cada una de las demás en charlas de tres minutos. Después de cada conversación, cada participante respondía a un cuestionario sobre la persona con la que acababa de conversar, evaluando su atractivo físico y lo que los psicólogos llaman los "cinco grandes rasgos" de la personalidad: franqueza, escrupulosidad (lo responsable y cumplidora que es una persona), extraversión, simpatía y neuroticismo. Cada persona también evaluó su propia personalidad.

Como era de esperar, los sujetos de estudio vieron de manera más positiva a los interlocutores físicamente atractivos. Pero también captaron con más precisión sus personalidades.

La explicación propuesta para este fenómeno aparentemente contradictorio de alcanzar mayor precisión en analizar la personalidad de alguien cuando hay una percepción muy poco imparcial hacia esa persona (por su atractivo físico) es que la atención extra que le prestamos a esa persona nos permite percibir amplificados sus rasgos de personalidad. Por ejemplo, si Sara es guapísima, muy organizada, y algo generosa, será apreciada por los observadores que se sientan atraídos por ella como más organizada y generosa de lo que en realidad es, pero esos observadores acertarán al considerarla como más organizada que generosa.

Más información en:



Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress