Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 1 febrero 2011
Ecología

Las turbinas eólicas pueden ayudar a refrescar campos agrícolas sometidos a un calor excesivo

Enviar por email

Las turbinas eólicas en lugares como los campos agrícolas de la región central de Estados Unidos pueden dar mayores beneficios que la simple generación de energía eléctrica. Las gigantescas aspas que al girar generan energía renovable también podrían contribuir a que el maíz y la soja permaneciesen más frescos y secos, ayudándoles así a defenderse de los hongos y a mejorar su capacidad de extraer del aire y de la tierra el dióxido de carbono que necesitan para crecer.


[Img #1224]
El equipo de Gene Takle, experto en meteorología agrícola del Laboratorio Ames, en Estados Unidos, ha presentado los resultados preliminares de un programa de investigación orientado a estudiar la interacción de las turbinas eólicas con los cultivos circundantes.

Takle y su colaboradora Julie Lundquist, profesora en el Departamento de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de la Universidad de Colorado en Boulder, han terminado la primera fase de su investigación, y están seguros de que las turbinas eólicas producen efectos apreciables en el microclima de las plantaciones cercanas.

Todo apunta a que las turbinas eólicas con sus aspas de giro lento, hoy un elemento común del paisaje a lo largo de las carreteras rurales de la región central de Estados Unidos, conducen el aire hacia abajo, induciendo los efectos beneficiosos antes citados.

Takle y Lundquist matizan, sin embargo, que sus conclusiones son todavía preliminares, y que falta corroborar de manera definitiva si las turbinas eólicas son ciertamente beneficiosas o no para la salud y la productividad de la soja y el maíz plantados en sus cercanías. Sin embargo, su hallazgo de que las turbinas aumentan la corriente de aire sobre los campos de cultivo circundantes, sugiere que ésta es una posibilidad realista.

En los días más tórridos del verano, que por desgracia irán a más por culpa del calentamiento global, la turbulencia adicional del viento causada por las turbinas eólicas podría ser útil. Si, como parece, las turbinas pueden hacer que las temperaturas a las que están sometidas esas plantas pasen de 40 grados centígrados a sólo 37, esa pequeña pero crucial diferencia puede ser de gran ayuda para los cultivos.

Más información en:



Copyright © 1996-2014 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress