Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 6 marzo 2012
Psicología

Mayor riesgo de obesidad futura en los niños con estrés crónico

En las naciones industrializadas, cuanto mayor sea el estrés continuo al que estén expuestos los niños, más probable será que sean obesos cuando estén en la adolescencia. Así lo indican los resultados de un nuevo estudio. En él se comprobó que niños de nueve años de edad que estaban expuestos de forma crónica a factores de estrés tales como pobreza, el hacinamiento en la vivienda y conflictos familiares, ganaban más kilos y tenían un peso significativamente mayor a la edad de 13 años que los que no estaban expuestos a estos factores.

La razón, según creen los autores de la investigación, es que el estrés continuo hace que a los niños les sea más difícil controlar su conducta y emociones. Esta merma de autocontrol, a su vez, puede conducir a comportamientos alimentarios inadecuados y a la obesidad en la adolescencia.

[Img #7074]El equipo del psicólogo Gary Evans, de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, midió la altura y el peso de 244 niños de 9 años de edad de las zonas rurales del estado de Nueva York y evaluó sus diferentes factores de estrés físico y psicosocial, como por ejemplo, estar expuestos a violencia, vivir en una vivienda que no cumplía con los requisitos de habitabilidad o carecer de acceso a recursos tales como libros.

Los investigadores midieron la altura y el peso de los niños nuevamente cuatro años más tarde, comprobando que, en comparación con niños iguales a ellos en edad y en otros parámetros pero sin esos problemas agobiantes descritos, por regla general habían engordado bastante más.

Ya había estudios previos que sugerían que, en las naciones industrializadas, el estrés crónico está asociado con el aumento de peso en niños y adolescentes, y también se sabe que en dichos países los niños (y a menudo, los adultos) tienden a comer alimentos más dulces y ricos en grasa cuando están estresados.

Además, por otro lado hay evidencias de que algunas partes del cerebro que son sensibles y vulnerables al estrés, sobre todo a edades tempranas, son las mismas partes implicadas en conductas que suelen influir en el comportamiento alimentario.

En la investigación también trabajaron Thomas Fuller-Rowell (ahora en la Universidad de Wisconsin-Madison), y Stacey Doan (ahora en la Universidad de Boston).


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress