Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 12 marzo 2012
Psicología

El mito de que las matemáticas se les dan mejor a los hombres que a las mujeres

Enviar por email

Hay una gran controversia sobre los motivos de que, en naciones donde no se discrimina de manera oficial a las mujeres, haya en ciertas especialidades científicas una cantidad notablemente inferior de mujeres que de hombres. El machismo encubierto es, por supuesto, la causa más directa. Pero otros factores también intervienen, incluyendo algunos que pueden llevar a las mujeres a desistir de matricularse en una carrera universitaria que se considere más adecuada para los hombres.

En ese sentido y en el campo específico de las matemáticas, se ha venido esgrimiendo en los últimos tiempos la teoría de que el estereotipo equivocado de que las mujeres suelen tener una mayor dificultad innata con las matemáticas que los hombres reduce su confianza en sí mismas y las lleva, paradójicamente, en un caso perverso de predicción autocumplida, a obtener peores resultados que los hombres en pruebas matemáticas donde los experimentadores introducen ese elemento del estereotipo. Dicho de otro modo, la teoría dice que debido al estereotipo de que las mujeres tienen habilidades matemáticas peores que los hombres, las mujeres desarrollan una imagen pobre de sí mismas en esta área, lo cual hace que rindan por debajo del nivel del que son capaces en las mismas.

Ahora, una revisión de resultados de experimentos de esa clase ha sacado a la luz irregularidades que, en opinión de los autores de la revisión, invalidan los resultados de tales experimentos.

David Geary, de la Universidad de Missouri en Estados Unidos, y Giljsbert Stoet, de la Universidad de Leeds en el Reino Unido, han encontrado que muchos de los estudios basados en experimentos de esa clase tenían fallos metodológicos importantes, usaban técnicas estadísticas inadecuadas, o incluso carecían de evidencia alguna de este estereotipo.

[Img #7159]
La teoría ahora puesta en tela de juicio fue presentada en 1999, y desde entonces ha sido adoptada como la explicación definitiva al fenómeno por psicólogos y legisladores de todo el mundo, con la idea de que eliminando el estereotipo se podía eliminar la brecha de género. Geary argumenta sin embargo que, a pesar de los muchos programas establecidos para solucionar la brecha de género, el problema ha continuado, lo que indica que la influencia del estereotipo negativo es mucho menor de lo asumido.

Según Geary y Stoet, el principal fallo en las evidencias a favor de la teoría aportadas en su día es que los experimentos donde tales evidencias fueron obtenidas carecían de un grupo de control masculino, es decir de un grupo de hombres en iguales condiciones con los que comparar a las mujeres, y además las técnicas estadísticas fueron aplicadas incorrectamente.

"Nos sorprendió que los investigadores no aplicaran a hombres las mismas manipulaciones experimentales aplicadas a las mujeres participantes", recalca Geary. "Es lógico pensar que a los hombres tampoco les habría ido bien si se les hubiera dicho "a los hombres les suele ir peor que a las mujeres en este test" justo antes de realizarlo. Cuando ajustamos los resultados basándonos en éste y en otros factores estadísticos, encontramos poco o ningún efecto significativo de la teoría del estereotipo".

Los investigadores creen que impulsar políticas a favor de la mujer basadas en la amenaza del estereotipo en realidad les hace más daño que bien a las mujeres, ya que al obrar de ese modo se está dedicando una cantidad vital de recursos a un problema que no existe, mientras que no se está combatiendo contra las causas reales. "El hecho es que todavía hay una cantidad desproporcionada de hombres en los niveles superiores de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas", subraya Geary, quien también agrega que sólo con una mayor participación de las mujeres en puestos clave de estos campos se logrará que la sociedad dé lo mejor de sí misma.


Copyright © 1996-2014 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress