Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 26 abril 2012
Botánica

El papel de los árboles electrificando la atmósfera

Siempre se ha dicho que los árboles, y los vegetales en general, son los pulmones del planeta, pero un nuevo descubrimiento permite ahora afirmar que también pueden tener un papel importante en la electrificación de la atmósfera.

Hace mucho que se sospechaba que había un vínculo entre los árboles y la electricidad. Ahora, con el citado hallazgo, parece haberse descubierto definitivamente el mecanismo que hace posible esa llamativa actividad de los árboles.

El equipo de Rohan Jayaratne y Xuan Ling, del Laboratorio Internacional de Salud y Calidad del Aire (ILAQH, por sus siglas en inglés), dirigido por la profesora Lidia Morawska, de la Universidad Tecnológica de Queensland, en Australia, realizó experimentos en seis ubicaciones en la zona de Brisbane. Los investigadores comprobaron que las concentraciones de iones positivos y negativos en el aire eran dos veces superiores en las áreas boscosas frondosas que en áreas de césped, como los parques.

La explicación dada al fenómeno es la siguiente:

En condiciones normales como las presentes en los lugares examinados para el nuevo estudio, los iones naturales que se hallan en el aire son creados principalmente por ionización a través de dos procesos básicos: radiación del radón, un gas presente en cantidades muy pequeñas en el aire, y radiación cósmica del espacio.

El radón es un derivado de la desintegración radioactiva de radio, que está presente en cantidades diminutas en las rocas y emana continuamente de la tierra.

Como el radio se encuentra en las rocas, y el radón es soluble en agua, el agua subterránea es particularmente rica en radón.

[Img #7844]
Los árboles actúan como una bomba de radón, extrayendo el gas hacia la superficie y liberándolo a la atmósfera mediante la transpiración, un proceso que consiste en la absorción del agua por el sistema radicular (las raíces y sus estructuras asociadas), transportando los nutrientes a través del tronco y las ramas, y la evaporación final del agua hacia la atmósfera por las hojas. Esto resulta especialmente importante para los árboles con raíces profundas, como el eucalipto.

Los autores del nuevo estudio estiman que los árboles pueden aportar hasta el 37 por ciento del radón del aire sobre un bosque de eucaliptos, cuando la época y las condiciones atmosféricas causan las tasas más altas de transpiración.

Aunque aún hay que investigar más sobre el tema, lo descubierto en este estudio puede ser de gran relevancia para la salud humana, el clima y la atmósfera.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress