Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 4 mayo 2012
Neurología

Diferencias cerebrales entre personas anoréxicas y obesas

Los cerebros de las personas anoréxicas y los de las obesas tienen "cableados" distintos, según una nueva investigación, en la cual se ha comprobado que el modo en que nuestro cerebro responde a la comida difiere de maneras muy distintas según la persona. Esta amplia gama de conductas alimentarias abarca desde la pasión por darse atracones hasta la aversión a ingerir comida.

Este estudio explora un nuevo enfoque para ayudar a conocer mejor los entresijos de los trastornos alimentarios y de la obesidad, y a la postre poder tratarlos con mayor eficacia.

Los trastornos alimentarios arrastran la mayor tasa de mortalidad de todas las enfermedades mentales. Y en naciones como Estados Unidos, más de dos tercios de la población tiene sobrepeso u obesidad, un factor de riesgo para la salud que está asociado a menudo con problemas cardiovasculares, diabetes y cáncer.

El equipo de Laura Holsen de la Escuela Médica de la Universidad de Harvard, en Boston, Massachusetts, y Laura Martin del Centro Médico de la Universidad de Kansas, en Estados Unidos ambas instituciones, realizaron escaneos, mediante resonancia magnética funcional por imágenes (fMRI), de los cerebros de individuos con uno de tres trastornos alimentarios: Anorexia nerviosa, obesidad simple, y síndrome de Prader-Willi (obesidad extrema). También se realizaron escaneos de esa clase a sujetos sanos, que constituían el grupo de control (el grupo "normal" con el que comparar a los demás).

Cuando sentían hambre, las personas con anorexia (las cuales sienten aversión a comer y por eso restringen severamente su ingestión de alimentos) tenían notablemente atenuadas sus respuestas a diversas imágenes de alimentos en regiones del cerebro asociadas con el placer y con el procesamiento de señales de recompensa.

En cambio, para las personas en las que comer en exceso era un problema crónico, sus respuestas en las mismas regiones del cerebro eran notablemente mayores.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress