Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 14 mayo 2012
Ecología

Primeros daños económicos claros de la acidificación del mar

Por desgracia, es habitual que los problemas ecológicos sean relegados a un segundo plano en el escenario global de los mercados, donde lo que importa es si hay beneficios económicos o pérdidas; y sólo cuando esos problemas ecológicos acarrean pérdidas económicas contantes y sonantes a empresas y sectores específicos, la amenaza es por fin percibida como real y tangible. Pues bien, la acidificación oceánica promovida por el aumento de dióxido de carbono en la atmósfera ya ha hecho su entrada en el escenario de los mercados.

De entre los casos registrados de daños comerciales causados por la acidificación marina, uno de los que más revuelo está levantando es el de los criaderos de ostras en el litoral de Oregón, Estados Unidos. Ahora, un equipo de expertos ha ratificado recientemente que la caída en la producción de semillas de ostra en un criadero comercial en Oregón se debe a un incremento en la acidez oceánica. El crecimiento larval en el criadero disminuyó hasta un nivel considerado por sus propietarios como "económicamente inviable".

El caso comenzó hace varios años, cuando los dueños del criadero de mariscos Whiskey Creek en la Bahía de Netarts, Oregón, notaron una extraña disminución en la producción de semillas de ostra, e investigaron las posibles causas, como por ejemplo una disminución de los niveles de oxígeno y la presencia de bacterias patógenas.

Alan Barton, que trabaja en el criadero, logró descartar esas causas potenciales tras hacer las comprobaciones oportunas, y comenzó entonces a sospechar de la acidificación del mar.

Barton envió a analizar muestras a la Universidad Estatal de Oregón y al Laboratorio Medioambiental Marino del Pacífico (PMEL), que depende de la NOAA (la Administración Nacional estadounidense Oceánica y Atmosférica).

[Img #8104]

El equipo de Burke Hales, oceanógrafo químico de la Universidad Estatal de Oregón, ha constatado que se han incrementado los niveles de dióxido de carbono (CO2) marino, hasta el punto de volver más corrosiva el agua del océano, dificultando ello el desarrollo de las conchas en las larvas de ostra y haciendo que el ritmo de crecimiento sea bastante inferior al que haría rentable su producción comercial. La acidificación del agua afecta a la formación de carbonato de calcio, el mineral de las conchas. A medida que el CO2 aumenta, la estabilidad mineral disminuye, y ello conduce finalmente a la reducción del crecimiento o a un aumento de la mortalidad.

La producción comercial de ostras en la costa oeste de Norteamérica es una industria de 273 millones de dólares al año. Desde la década de 1970, depende de los criaderos de ostras para un suministro constante de la semilla utilizada por los productores.

En la investigación también han trabajado George G. Waldbusser y Chris Langdon de la Universidad Estatal de Oregón, y Richard Feely del Laboratorio Medioambiental Marino del Pacífico.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress