Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 6 junio 2012
Biología

Nueva gama de fármacos inspirada en las reacciones metabólicas a los niveles de oxígeno

Las personas son capaces de vivir en una gran variedad de altitudes, desde la del nivel del mar hasta la propia de las montañas altas. Esto se debe a que el cuerpo puede percibir cambios en los niveles de oxígeno atmosférico y ajustar sus actividades metabólicas para adecuarse al entorno local. Inesperadamente, un estudio sobre cómo las células corporales detectan el oxígeno, ha conducido a una fructífera línea de investigación farmacológica, que promete conducir a su vez hacia nuevos compuestos capaces de combatir enfermedades como la anemia, la diabetes y las enfermedades cardíacas, así como promover un envejecimiento saludable.

Chris Schofield, Peter Ratcliffe y sus colegas de la Universidad de Oxford en el Reino Unido profundizaron en la compleja biología molecular de cómo las células detectan y responden a los niveles de oxígeno. El mecanismo consiste en una cascada de proteínas y metabolitos que pueden conducir a una mayor formación de glóbulos rojos y vasos sanguíneos.

Los niveles bajos de oxígeno están asociados a procesos biológicos aplicables a muchas enfermedades. Por ejemplo, los tumores son muy frecuentemente hipóxicos (lo que significa que utilizan niveles de oxígeno inferiores a lo normal) porque se están dividiendo rápidamente. De modo similar, la enfermedad cardiaca isquémica, como ocurre después de un ataque al corazón, puede ser el resultado de niveles disminuidos de oxígeno en el tejido cardiaco, y los enfermos de diabetes pueden acabar sufriendo la amputación de extremidades debido al deterioro en el suministro de oxígeno a los tejidos.

[Img #8434]
Un "regulador maestro" de la respuesta hipóxica ya había sido identificado como un factor de transcripción: una proteína que se enlaza al ADN para regular qué porciones del código genético deben ser "leídas". Este regulador maestro, llamado HIF, activa la respuesta de la célula a un ambiente con niveles bajos de oxígeno, en organismos que van desde el animal más simple, Trichoplax adhaerens, hasta el Ser Humano. El hallazgo principal en esta línea de investigación fue identificar un conjunto de enzimas que regulan los niveles y la actividad de HIF.

Los progresos científicos han culminado al alcanzar la fase de desarrollo (con la intervención de la compañía Amgen, con sede en California), que debe ahora conducir a fármacos capaces de enfilar el tramo final del proyecto: Los ensayos clínicos previos a la autorización para el uso de estos medicamentos en pacientes.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress