Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 24 febrero 2011
Salud

Cómo dañan a las vías respiratorias ciertas nanopartículas liberadas por tubos de escape

Un equipo de investigadores ha identificado cómo ciertas nanopartículas provenientes de los tubos de escape de vehículos dañan a las células de las vías respiratorias. Este hallazgo podría conducir a nuevas terapias para las personas susceptibles a padecer enfermedades de dichas vías.

Los científicos, del Centro Médico de la Universidad Duke, también han descubierto que la gravedad de los daños depende de la composición genética de cada persona afectada. Este hallazgo ayuda a explicar por qué algunas personas pueden mantenerse con un nivel de salud relativamente bueno a pesar de vivir en zonas contaminadas, mientras que otros sujetos sometidos al mismo ambiente  tienen una salud precaria.

Esas partículas, muy comunes en el esmog urbano, constan de un núcleo de carbono recubierto con productos químicos orgánicos y metales. El equipo del Dr. Wolfgang Liedtke ha demostrado que el núcleo de las partículas libera estos compuestos químicos en unas superficies provistas de pelos a modo de cerdas de cepillo y llamados cilios, que eliminan mucosidad interna de las vías respiratorias.

El contacto con estas sustancias químicas desencadena una "cascada de señalización", como respuesta por parte de las células. En algunos pacientes, la reacción es más potente. Investigaciones anteriores mostraron que esta variante genética hace a los humanos más susceptibles a desarrollar la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), y el estudio actual brinda una explicación para este fenómeno.

Alrededor del 75 por ciento de las personas tiene la versión del gen MMP-1 que conduce a una mayor producción de la proteína MMP-1, que daña las vías respiratorias y los pulmones en múltiples niveles.

Un 25 por ciento de la población tiene mejor suerte, y escapa de este alto nivel de producción de MMP-1, lo cual se refleja en el hecho de que ciertos individuos pueden arreglárselas mejor con los efectos de la contaminación del aire, con el resultado final de que no sufren daños graves en las vías respiratorias.

Se sabe que la molécula MMP-1 estimula el desarrollo de ciertas enfermedades pulmonares devastadoras, aparte de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), como por ejemplo el enfisema pulmonar, que es la reducción  de la superficie del pulmón dedicada al intercambio gaseoso.

Más información en:

Scitech News


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress