Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 4 septiembre 2012
Ecología

¿Suelos urbanos para absorber dióxido de carbono?

Una antigua zona industrial, de 10 hectáreas, ubicada en el centro de la ciudad británica de Newcastle, ya ha "capturado" alrededor de 38.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera y tiene el potencial de atrapar otras 27.000 toneladas, según las conclusiones a las que se ha llegado en un nuevo estudio.

El equipo de Carla-Leanne Washbourne y David Manning, ambos de la Universidad de Newcastle, y Phil Renforth de la Universidad de Oxford, también en el Reino Unido, cree que bastantes suelos urbanos tienen un buen potencial para ayudar a retirar CO2 de la atmósfera.

Los investigadores analizaron la geoquímica del lugar para evaluar su potencial de captura y almacenamiento de carbono en forma de minerales de carbonato.

Los suelos urbanos como el analizado tienden a ser ricos en materiales de desecho como hormigón o escoria metalúrgica. Algunos de estos materiales tienen un alto contenido de calcio y magnesio. Una parte importante del contenido de algunos materiales de desecho típicos en terrenos urbanos es capaz de capturar y almacenar carbono atmosférico a través de procesos por los cuales se forman carbonatos, que son compuestos químicamente estables, aptos como depósito de almacenamiento permanente de carbono en terrenos adecuados.

[Img #9628]
La antigua zona industrial analizada está cubierta por aproximadamente un millón de toneladas de material de demolición, extendido por el lugar como una capa cuyo espesor varía entre 0,2 y 6,0 metros.

Los materiales de desecho como los escombros típicos que son generados en demoliciones de edificios viejos podrían utilizarse para ayudar a hacer sostenible el ecosistema urbano. En opinión de los autores del análisis, acondicionar suelos urbanos para hacerlos más capaces de absorber y almacenar dióxido de carbono de la atmósfera podría ser una estrategia eficaz y bastante barata para combatir la presencia excesiva de ese gas de efecto invernadero en la atmósfera. Adoptar esa estrategia en el diseño urbanístico y arquitectónico puede agregar un cierto valor medioambiental a una ciudad incurriendo en pocos gastos económicos.



Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress