Miércoles, 14 noviembre 2012
Neurología

Crecimiento de ciertas partes del cerebro por el esfuerzo de aprender un idioma

Enviar por email

En la Academia de Intérpretes de las Fuerzas Armadas Suecas en la ciudad de Uppsala, los jóvenes con inclinación por los idiomas pasan de tener ningún conocimiento de un idioma como árabe, ruso o darí (un idioma usado en Afganistán) a hablarlo con fluidez en un lapso de 13 meses. Todo el día, y la semana entera, los reclutas estudian a un ritmo distinto al de cualquier otro curso de idioma.

En una nueva investigación, un equipo de especialistas hizo un seguimiento de estudiantes de esta academia y, como grupo de control con el que compararlo, a estudiantes de medicina y ciencias cognitivas en la Universidad de Umea en Suecia, los cuales también estudian intensamente, pero no idiomas.

A los integrantes de ambos grupos se les realizaron escaneos mediante resonancia magnética por imágenes (MRI) antes y después de un período de tres meses de intenso estudio.

Aunque la estructura del cerebro en el grupo de control no cambió, sí se apreció un crecimiento en partes específicas del cerebro de los estudiantes de idiomas. Las partes que crecieron fueron el hipocampo, una estructura cerebral profunda que participa en el aprendizaje y en la navegación espacial, y tres áreas de la corteza cerebral.

[Img #10606]
El equipo de Johan Martensson, de la Universidad de Lund en Suecia, comprobó que partes diferentes del cerebro se desarrollaban en grados diferentes dependiendo de cuán bueno había sido el rendimiento del estudiante y cuánto había tenido que esforzarse para poder mantener el ritmo del curso.

Los estudiantes con mayor crecimiento en el hipocampo y en áreas de la corteza cerebral asociadas al aprendizaje de idiomas (esencialmente el giro temporal superior) tenían mejores habilidades lingüísticas que los demás estudiantes. En los estudiantes que habían tenido que esforzarse más para aprender, se observó un mayor crecimiento en una zona de la región motora de la corteza cerebral (giro frontal medio).

Investigaciones anteriores efectuadas por otros grupos han indicado que la aparición de la enfermedad de Alzheimer tiende a ser más tardía en las personas bilingües o multilingües.

"Aunque no podamos comparar tres meses de estudio intenso de un idioma con toda una vida siendo bilingüe, hay muchos indicios que sugieren que aprender idiomas es una buena forma de mantener el cerebro en forma", comenta Martensson.

Información adicional



Copyright © 1996-2014 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
POWERED BY FOLIOePRESS