Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 15 noviembre 2012
Medicina

Una vía para detener un proceso de envejecimiento muscular

Se ha conseguido identificar por vez primera una importante causa de la disminución que al envejecer se experimenta en la actividad de reparación muscular. El hallazgo también ha permitido encontrar un modo de detener el proceso en ratones, utilizando un fármaco común.

Los resultados de esta investigación proporcionan pistas relevantes sobre cómo los músculos pierden masa con la edad, una merma que causa debilidad física en la persona, con la consecuencia obvia de que su movilidad se ve reducida y el peligro de caerse aumenta.

Los autores del estudio, del King's College de Londres, la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, y el Hospital General de Massachusetts en Boston, Estados Unidos, examinaron las células madre que se encuentran dentro del tejido muscular, y que son responsables de la reparación de lesiones, para averiguar por qué la capacidad de regeneración de los músculos disminuye con la edad.

Un "regimiento" de células madre latentes está presente dentro de cada músculo, listo para ser movilizado ante situaciones como el ejercicio físico intenso o una lesión, y reparar los daños. Cuando es necesario, estas células se dividen en numerosas células nuevas, mayormente de fibras musculares, que reemplazan a las perdidas y reparan así la zona muscular afectada. Al final del proceso de reparación, algunas de estas células reponen el "regimiento" de células madre de reserva para que el músculo conserve su capacidad de repararse a sí mismo una y otra vez.

[Img #10620]En el nuevo estudio, los investigadores examinaron ratones maduros y encontraron que el número de células madre latentes se reduce con la edad, lo que podría explicar la disminución en la capacidad de los músculos para repararse y regenerarse a medida que la persona envejece. Cuando se analizaron estos músculos viejos, el equipo encontró altos niveles de FGF2, una proteína que tiene la capacidad de estimular la división celular. Aunque estimular las células madre para dividirse y reparar el músculo es un proceso normal y crucial, los investigadores encontraron que la FGF2 también podía despertar a la reserva latente de células madre incluso cuando éstas no son necesarias. La activación continua de las células madre latentes produce con el tiempo un agotamiento de la reserva, de modo que cuando el músculo realmente necesita las células madre para repararse, es incapaz de hacerlo, o sólo puede hacerlo de modo incompleto.

Tras este hallazgo, los investigadores intentaron inhibir la FGF2 en músculos envejecidos para evitar que la reserva de células madre latentes se ponga en marcha innecesariamente. Mediante la administración de un inhibidor común de la FGF2, los científicos fueron capaces de impedir la disminución en el número de células madre musculares de los ratones.

Prevenir o revertir el debilitamiento muscular en humanos de edad avanzada está todavía muy lejos en el horizonte científico y tecnológico, tal como advierte el Dr. Albert Basson, del Departamento de Desarrollo Craneofacial y Biología de Células Madre en el Instituto Dental del King's College de Londres. Pero lo descubierto en este estudio, tal como explica Basson, abre la posibilidad de que algún día sea viable desarrollar tratamientos para que los músculos envejecidos se vuelvan jóvenes otra vez. "Si pudiéramos hacer esto, lograríamos que las personas pudieran tener una vida con mayor movilidad e independencia en su vejez".

En la investigación también han trabajado Andrew Brack de la Universidad de Harvard, y Kieran Jones, del King's College de Londres.

Información adicional



Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress