Viernes, 4 enero 2013
Neurología

Las larvas alcohólicas de mosca dependen del alcohol para aprender

Enviar por email

Las larvas de mosca alimentadas durante varios días con comida conteniendo alcohol dependen de éste para aprender. Así se ha comprobado en un nuevo estudio cuyos resultados muestran cómo el consumo excesivo de alcohol puede producir cambios que persisten en el cerebro, incluso después de dejar de consumir alcohol.

El nuevo estudio también demuestra que es factible explorar algunos aspectos de la experiencia humana del alcoholismo recurriendo a experimentos con moscas de la fruta y otros animales.

Lo descubierto en este estudio aporta nuevos y esclarecedores datos sobre el proceso de alcoholización, la adaptación del organismo al alcohol y el síndrome de abstinencia que se genera cuando una persona alcohólica reprime su apetencia por tomar alcohol. En ausencia de alcohol en el metabolismo, las adaptaciones persisten y generan las propiedades anómalas del sistema nervioso que se manifiestan como síntomas de la abstinencia.

El equipo de Brooks Robinson, de la Universidad de Texas en Austin, comprobó que el consumo de alcohol, a un nivel equivalente a una intoxicación etílica leve en los humanos, al principio obstaculizaba el aprendizaje en las larvas de mosca. Más concretamente, esas larvas tenían problemas para asociar un pulso de calor desagradable con un olor que en otra situación sería atractivo. Las larvas que no habían estado consumiendo alcohol no tenían esos problemas de aprendizaje en la misma situación.

[Img #11310]
Sin embargo, después de seis días de borracheras, esas larvas se adaptaron y pudieron aprender igual de bien que las larvas normales. De hecho, el aprendizaje de los animales adaptados al alcohol era pobre cuando no se les suministraba su dosis de alcohol. Y, al darles alcohol nuevamente, desaparecía su déficit de aprendizaje.

Estos resultados son la primera prueba de dependencia cognitiva al alcohol etílico en un invertebrado, y sugieren que parte de la capacidad del alcohol etílico para cambiar la conducta debe comenzar en el nivel celular. Después de todo, las moscas y los humanos compartimos muchas características cognitivas cuando se desciende al nivel de neuronas individuales. Las diferencias cognitivas consisten sobe todo en la forma en que esas neuronas se combinan en circuitos funcionales.

Información adicional



Copyright © 1996-2014 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
POWERED BY FOLIOePRESS