Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 8 enero 2013
Psicología

El glutamato y las ganas de suicidarse

Enviar por email

Los resultados de un estudio reciente indican que el glutamato, un compuesto químico presente en el cerebro, está vinculado a la conducta suicida. El hallazgo ofrece nuevas perspectivas en el campo de la investigación psiquiátrica encaminada a evitar que la gente se quite la vida.

El equipo de Lena Brundin, de la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos, ha presentado la primera evidencia de que el glutamato está más activo en el cerebro de la gente que intenta suicidarse. El glutamato es un aminoácido que envía señales entre células nerviosas, y durante bastante tiempo se ha sospechado su implicación en la depresión.

El nuevo hallazgo es importante porque revela la existencia de un mecanismo adicional que puede intervenir en el proceso que conduce a una depresión severa. En las últimas cuatro décadas, se le ha prestado mucha atención a otro neurotransmisor llamado serotonina. La conclusión de Brundin y sus colegas es que la comunidad científica necesita prestarle también mucha atención al glutamato.

Brundin y sus colegas examinaron en el fluido espinal de 100 pacientes en Suecia la actividad del glutamato, recurriendo para ello a medir el ácido quinolínico, el cual activa un mecanismo químico que hace que el glutamato envíe más señales a las células cercanas. Alrededor de dos tercios de los participantes fueron ingresados en un hospital al intentar suicidarse, y el resto estaban sanos.

[Img #11358]
Los investigadores encontraron que las personas que intentaron suicidarse tenían más del doble de ácido quinolínico en su fluido espinal que las personas sanas, lo que era indicio de una mayor actividad en el envío por glutamato de señales entre células nerviosas. Las personas que dijeron sentir los mayores deseos de quitarse la vida también fueron quienes tuvieron los niveles más altos del ácido.

Los resultados de la investigación mostraron menores niveles de ácido quinolínico en un subgrupo de pacientes que regresaron seis meses después, cuando ya había desaparecido su conducta suicida.

Los resultados del nuevo estudio explican por qué los de algunas investigaciones anteriores apuntaban a la inflamación en el cerebro como un factor de riesgo para el suicidio: el cuerpo produce ácido quinolínico como parte de la respuesta inmunitaria que crea inflamación.

La estrategia de usar fármacos antiglutamato, los cuales todavía están en fase de desarrollo, podría ser una vía farmacológica prometedora para reducir el riesgo de suicidio en personas con depresión. De hecho, estudios clínicos recientes han mostrado que el anestésico ketamina, que inhibe la señalización del glutamato, es muy eficaz para luchar contra la depresión, aunque sus efectos secundarios se consideran demasiado fuertes para que resulte aceptable su uso generalizado.

Información adicional



Copyright © 1996-2014 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress