Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 11 enero 2013
Biología

La posible causa biológica de la homosexualidad

Enviar por email

La cuestión de si la homosexualidad tiene causas biológicas ha protagonizado no pocos debates acalorados en el campo científico. Dicha cuestión no debería verse más que como un intento de la ciencia para explicar un rasgo de la conducta humana, como cuando se intenta averiguar por qué hay personas que nacen con una inequívoca vocación musical. Sin embargo, buscarle causas a la homosexualidad a menudo se ha hecho en el marco de la estigmatización sufrida por las personas homosexuales en muchas culturas y épocas, y por eso es inevitable que toda investigación científica que aborde el delicado tema de sus causas despierte recelos en unos e inspire interpretaciones malintencionadas en quienes la denuestan.

La investigación de la que hablamos en este artículo no debería por tanto verse más que como un intento de explicar un rasgo más de la condición humana, como pueda serlo esa vocación musical innata del ejemplo.

Un grupo de trabajo en el Instituto Nacional para la Síntesis Matemática y Biológica (NIMBioS), con sede en la Universidad de Tennessee en Knoxville, Estados Unidos, cree haber hallado una pista que puede llevar a desentrañar el misterio de la homosexualidad. La pista la ha encontrado en la epigenética.

La epigenética es el estudio de los cambios en la expresión de los genes, sin que se den cambios en las secuencias del ADN.

El equipo de Sergey Gavrilets, del citado instituto, se valió de experimentos con modelos matemáticos y se topó con el resultado de que la transmisión de marcas epigenéticas específicas de cada sexo puede tener paralelismos con la homosexualidad.

Según las conclusiones del estudio, las marcas epigenéticas específicas de cada sexo, las cuales son "borradas" y por tanto normalmente no se trasmiten entre generaciones, pueden promover la homosexualidad cuando escapan al borrado y se transmiten del padre a la hija o de la madre al hijo.

[Img #11427]

Hay estudios cuyos resultados apuntan a que se nace homosexual, lo que implicaría que hay una base genética en las preferencias sexuales de cada individuo. Sin embargo, no se ha encontrado nada calificable como un gen principal de la homosexualidad, a pesar de que numerosos estudios han buscado una conexión genética.

Las marcas epigenéticas pueden ser el mecanismo accionador que han estado buscando.

Las marcas epigenéticas constituyen una capa adicional de información unida a nuestros genes que regula la expresión de estos. Si bien los genes contienen las instrucciones, las marcas epigenéticas dirigen cómo se llevan a cabo esas instrucciones. Por lo general, las marcas epigenéticas son producidas nuevamente en cada generación, pero evidencias recientes demuestran que a veces son trasmitidas de una generación a la siguiente.

Las marcas epigenéticas específicas de cada sexo y producidas en una etapa temprana del desarrollo fetal protegen a cada sexo de la notable variación natural en la testosterona que se produce durante el desarrollo posterior del feto.

Diferentes marcas epigenéticas evitan que diferentes rasgos específicos de uno u otro sexo sean masculinizados si son femeninos, o sean feminizados si son masculinos.

Los investigadores encontraron que cuando se trasmiten marcas epigenéticas específicas del sexo a otra generación puede aparecer homosexualidad en la descendencia de sexo opuesto.

El equipo de Gavrilets descubrió que cuando se transmiten estas marcas epigenéticas de padres a hijas o de madres a hijos, pueden surgir efectos de inversión, como la feminización de algunos rasgos en los hijos, incluyendo por ejemplo la preferencia sexual, y de manera similar una masculinización parcial de las hijas.

Este estudio puede resolver el enigma evolutivo de la homosexualidad, por el citado hallazgo de que a veces se trasmiten marcas epigenéticas "sexualmente antagónicas" de una generación a la siguiente, generando homosexualidad en la descendencia de sexo opuesto al del progenitor transmisor.

Los modelos matemáticos demuestran que la codificación genética para estas marcas epigenéticas puede propagarse fácilmente en la población, ya que éstas siempre aumentan la aptitud del progenitor mientras que son muy raros los casos en los que además de escapar al borrado reducen la salud de los descendientes.

La transmisión de marcas epigenéticas sexualmente antagónicas entre generaciones es el mecanismo evolutivo más plausible del fenómeno de la homosexualidad humana, en opinión de Gavrilets.

En la investigación también han participado los profesores William Rice, de la Universidad de California en Santa Bárbara, y Urban Friberg, de la Universidad de Uppsala en Suecia.

Información adicional



Copyright © 1996-2014 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress