Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Última actualización Jueves, 6 febrero 2014 16:41
Jueves, 14 febrero 2013
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (29): MIDAS

MIDAS

Satélite; País: EEUU; Nombre nativo: Missile Defense Alarm System

El desarrollo del que debía ser el primer satélite de reconocimiento estadounidense, llamado WS-117L, acumularía retrasos durante años, hasta que el lanzamiento del Sputnik soviético en octubre de 1957 revitalizó la iniciativa y multiplicó su presupuesto, otorgándosele la etiqueta de proyecto de alta prioridad.

Este futuro vehículo debía ocuparse básicamente de captar imágenes ópticas del suelo enemigo y transmitirlas a la Tierra, pero podía ocuparse también de otras tareas, como la alerta inmediata o la inteligencia electrónica. El 29 de octubre de 1956, la compañía Lockheed recibía el contrato para construir el WS-117L, y en él se especificaba que, además de la cámara que debía transportar, podía incluir opcionalmente un sensor infrarrojo. Aerojet General se encargaría de este sensor, ideado para la detección de lanzamientos de misiles. Su aplicación, sin embargo, no estaba aún clara, ya que algunos expertos opinaban que la radiación de fondo natural podría producir falsas alarmas. La misión conjunta (visible/infrarrojo) empezó a ser llamada SAMOS (Satellite and Missile Observation System).

El 17 de noviembre de 1958, sin embargo, se llevarían a cabo importantes cambios en el programa WS-117L. La agencia ARPA (orden 38-58) ordenó su división en subprogramas más enfocados hacia una misión determinada. Así, la misión de reconocimiento y de inteligencia electrónica (Sentry, Subsystem E) quedó separada de la de alerta inmediata (Subsystem G). Además, esta última recibía un nuevo nombre definitorio propio: MIDAS (Missile Defense and Alarm System).

El programa MIDAS emplearía sensores infrarrojos para detectar el lanzamiento de misiles enemigos. Una red de tales vehículos permitiría alertar sobre un ataque con la suficiente antelación, de manera que una nación rival no intentaría tal cosa si supiese que su acción iba a ser descubierta lo bastante temprano como para propiciar un contraataque tanto o más letal. Por esta razón, la existencia del programa MIDAS sería anunciada al público. En cuanto a la serie Sentry (SAMOS), cuya característica principal sería la obtención de fotografías y su posterior envío a tiempo real a través de un sistema de transmisión por radio, debería ser secreta.

[Img #12006]El 17 de noviembre de 1959, el control del programa MIDAS pasó a ser responsabilidad de la USAF, después de estar dirigido por la ARPA. Este último organismo, hasta ese momento encargado de los programas espaciales militares americanos, había recibido muchas quejas por su caótico funcionamiento.

Para entonces, el programa MIDAS ya estaba muy avanzado y estaba casi listo para su misión inaugural. Además, nadie dudaba de su utilidad. Con el debut de los misiles intercontinentales R-7 soviéticos, y de los lanzamientos espaciales de los Sputnik, era evidente que tales vehículos podían alcanzar suelo americano cargados con bombas nucleares. La instalación de una red de radares llamada BMEWS (Ballistic Missile Early Warning System) en Thule, Noruega, permitiría avisar a los estadounidenses con unos 20 minutos de antelación sobre los lanzamientos soviéticos que sobrevolaran el polo para un ataque por sorpresa. La red, no obstante, no era infalible, por la curvatura de la Tierra, y hubo que instalar otros radares en Alaska y Escocia, sin que aún pudiera detectarse el despegue de un misil hasta que éste hubiera superado la línea del horizonte.

La única forma de lograr una detección inmediata era a través de satélites, cuyos sensores infrarrojos detectarían el calor de los motores del misil en cuanto éstos se encendieran, proporcionando hasta media hora de pre-aviso, y permitiendo la reacción de las fuerzas nucleares aéreas americanas. Los satélites, además, ayudarían a confirmar las detecciones de la red BMEWS, reduciendo las posibilidades de falsas alarmas.

Aunque se habían utilizado sensores infrarrojos instalados en aviones para ensayar la detección de misiles, su actuación en el espacio era aún una incógnita, por lo que los dos primeros satélites MIDAS (serie I) servirían como banco de pruebas. Su destino será una órbita circular de 500 Km, inclinada unos 30 grados. Futuros vuelos serían enviados hacia órbitas polares (ante la falta de capacidad de alcanzar una órbita geoestacionaria ideal), pero para ello sería necesario el uso del centro de lanzamiento de Vandenberg, donde aún no estaban listas las instalaciones para soportar cohetes Atlas-Agena-A. Hasta que estos preparativos finalizasen, Cabo Cañaveral sería su único punto de partida.

Inicialmente se había considerado utilizar un cohete Thor como primera etapa, pero el peso de la etapa Agena junto al sensor infrarrojo, construido por la empresa Aerojet, lo impidió. Para los dos primeros vuelos de prueba a baja altitud, Aerojet preparó un sensor equipado con un telescopio Bouwers y 27 detectores infrarrojos. El programa de desarrollo debía estar compuesto por al menos diez vuelos entre 1960 y 1962. A partir de 1963, una constelación de ocho satélites permitiría un control constante de la superficie terrestre. En cuanto al aspecto del satélite, de 2.025 Kg de peso, su estructura sería básicamente la etapa Agena-A, usada para mantener la altitud y la orientación, sobre la cual se habría instalado el sistema de detección infrarroja. Este se encontraba sobre una plataforma giratoria, de manera que fuera posible rastrear constantemente una amplia zona de la superficie terrestre. El telescopio se hallaba inclinado respecto a la vertical para que fuera factible el barrido. Dicha inclinación era ajustable.

[Img #12005]
El Midas-1 despegó desde Cabo Cañaveral el 26 de febrero de 1960, con aparente normalidad. La etapa Atlas cumplió adecuadamente con su labor, pero durante la separación se produjo un error, provocando su impacto contra la Agena-A, que explotó. El accidente significó la pérdida de la misión y la reentrada del vehículo sobre la atmósfera. Siendo un simple fallo de lanzamiento, la USAF lo volverá a intentar muy pronto.

El segundo Midas despegaría el 24 de mayo de 1960. En esta ocasión, el vector Atlas-Agena cumplió bien con su tarea y colocó a su carga en la órbita prevista. No obstante, el satélite, quizá por un problema en la etapa Agena-A, no pareció estar estabilizado en el espacio. Una docena de órbitas después del despegue, el contacto con la Agena se perdió definitivamente. Hasta este punto se había conseguido que el telescopio con los sensores infrarrojos observara algún objetivo brillante, quizá la estrella Betelgeuse, pero poco más. Sin el control de la Agena, no sería posible proseguir con las pruebas e intentar detectar rastros de misiles (estaba preparado un Titan-I para ser lanzado desde Cabo Cañaveral). El objetivo principal de la misión era recoger información sobre el fondo infrarrojo, que puede afectar a las detecciones del sensor principal, y calibrar éste frente a fuentes de luz conocidas (como bengalas de sodio que debían encenderse en Vandenberg y Edwards).

[Img #12008]
Así pues, el sistema de alerta inmediata de la USAF continuaba siendo un programa prometedor pero todavía no demostrado. Ante la duda de que algo pudiera estar yendo mal, el programa sufrió durante los próximos meses algunas revisiones profundas tanto de concepto como técnicas. Serán estas revisiones las que recomendarán redirigir el programa hacia una fase avanzada con componentes ya verificados de antemano, dejando los ensayos para otras misiones (RM), escondidas bajo la etiqueta Discoverer (19 y 21). El próximo vuelo Midas pertenecerá ya a la Serie II.

Dicha serie estaría compuesta por tres vehículos de prueba, que serían colocados en órbitas polares. Gracias al uso de la nueva etapa Agena-B, el doble de larga y con capacidad de reencendido, podría obtenerse una órbita circular a unos 3.500 Km de altitud. Para garantizar sus operaciones, la Agena estaría equipada con un par de paneles solares desplegables. Esto permitiría recargar las baterías usadas en anteriores misiones. El satélite Midas recibió también diversas mejoras. Su carga infrarroja fue construida por Baird-Atomic y dotada con 175 detectores. Podría detectar lanzamientos de misiles desde una gran distancia, y de forma más frecuente. El vehículo giraría sobre sí mismo a 6 rpm, comparado con las 2 rpm de la Serie I. Así, el grupo de sensores podría observar la superficie terrestre cada 10 segundos. Teniendo en cuenta la velocidad de un misil ICBM tras el despegue, el satélite podría detectarlo hasta en 9 ocasiones antes de que se apagasen sus motores y se hiciera invisible para su instrumento. El resultado sería una buena estimación de la trayectoria del misil y, por tanto, poder concluir si éste se dirigía o no hacia suelo aliado.

[Img #12007]El lanzamiento del Midas-3 se produjo normalmente el 12 de julio de 1961, por fin desde la zona de despegue en Point Argüello, en la actual base de Vandenberg, en California. La Agena-B actuó bien y se colocó en la órbita esperada. Sin embargo, uno de sus dos paneles solares no se abrió. Tan sólo cinco órbitas después, la misión concluyó debido a un fallo eléctrico en la Agena. Hasta entonces, la telemetría sólo había permitido recibir un número limitado de datos. El lanzamiento de misiles y de bengalas para probar el sistema infrarrojo no llegó a producirse. El fracaso del vuelo levantó ampollas en la dirección del programa, que evaluó una vez más su viabilidad y coste. Un proyecto tan caro (más de 1.000 millones de dólares), que aportaba sólo una alerta de 5 a 20 minutos respecto al lanzamiento de un misil enemigo, y cuya eficacia técnica aún debía ser demostrada, sin duda debía ser más eficaz, de modo que se inició una revisión global del sistema.

La USAF lanzó al espacio el segundo ejemplar Midas Serie II (Midas-4) el 21 de octubre de 1961. Un problema en el cohete Atlas, que giró de forma poco controlada, situó en una orientación incorrecta a la etapa Agena. La trayectoria debió ser pues corregida, gastándose una cantidad de gas del sistema de control superior a lo normal. Con éste agotado durante la primera órbita y con la Agena aún no permanentemente estabilizada, el vehículo no operó de forma óptima. Uno de sus paneles solares, por ejemplo, falló, reduciéndose la cantidad de electricidad disponible. Hacia la órbita 56, el satélite quedó inoperativo. Mucho antes, la astronave intentó llevar a cabo una tarea secundaria pero de interés militar. El Midas-4 liberó un compartimiento de 35 Kg en el cual se encontraban 80 millones de dipolos de 21 mm de largo. Las agujas de cobre, sin embargo, no lograron dispersarse como estaba previsto. El llamado Proyecto West Ford (que se incluiría también en los Midas-5 y 6) pretendía crear un cinturón o nube metálica de 15 por 30 Km para el estudio de su posible uso como reflector pasivo para comunicaciones. Al menos, se informó que el Midas-4 había detectado con éxito un misil Titan-I, 90 segundos después de su despegue el 24 de octubre, aunque no está claro si esto ocurrió realmente así. El Midas-4 también ostentó el dudoso honor de ser el último vuelo militar americano del que se proporcionó información pública.

[Img #12009]En noviembre de 1961 el programa seguía sufriendo recortes económicos, mientras se ponía en duda su efectividad, dado el alto número de falsas alarmas y el relativo escaso tiempo de reacción tras una alerta.

El 9 de abril de 1962, el Midas-5, tercero de la Serie 2, alcanzó el espacio como estaba previsto y empezó a operar. Mientras se preparaba la observación de misiles de prueba, durante la sexta órbita, el satélite perdió el suministro eléctrico y su trabajo acabó de forma abrupta. De nuevo, otro fracaso para el programa.

Los siguientes vuelos pertenecerían ya a la serie 3, básicamente idénticos a los anteriores, a excepción de la carga infrarroja proporcionada por Aerojet General (W-37), equipada con 184 detectores. Por desgracia, el Midas-6 no alcanzó el espacio debido al desvío de su cohete Atlas, que tuvo que ser destruido, el 17 de diciembre de 1962.

Todo lo contrario que el Midas-7, lanzado el 9 de mayo de 1963, que una vez alcanzó su órbita polar supo trabajar correctamente durante seis semanas. El sensor fue capaz de detectar todos los lanzamientos de misiles, y funcionar mejor incluso de lo previsto. En la séptima misión, por fin, el programa empezaba a obtener verdadero éxito.

Los dos últimos Serie-3 fueron preparados de inmediato. Pero el Midas-8 se perdió durante el lanzamiento el 12 de junio de 1963, y el Midas-9, que despegó el 19 de julio del mismo año, vio como no se abría uno de sus paneles solares. Su carga infrarroja funcionó según lo previsto, detectando misiles soviéticos y estadounidenses, pero dejó pronto de actuar debido a un fallo eléctrico.

[Img #12010]Para entonces, los responsables del programa habían decidido efectuar algunos cambios en él. El siguiente paso sería construir tres Midas mejorados (debían funcionar durante al menos seis meses) y dedicados a tareas experimentales, los cuales se llamarían RTS-1 y serían lanzados sobre etapas Agena-D. Su carga infrarroja, construida por Aerojet, tendría un telescopio dotado de 442 sensores. El programa sería conocido como Program 461.

Mientras tanto, se empezó a planear un programa operativo llamado RTS-2, aunque se habló de una serie previa también experimental, de tres satélites DTS, que no fue aprobada. Los RTS-2, que operarían en órbita geoestacionaria, acabarían por ser conocidos, con el tiempo, como DSP (Defense Support Program).

El primer RTS-1 fue lanzado el 9 de junio de 1966. Su lanzador lo colocó en la órbita preliminar correcta, pero la etapa Agena-D no consiguió reencenderse y debió quedarse en esa órbita elíptica. Agotado el gas de su sistema de orientación, la Agena empezó a dar tumbos y la carga infrarroja no pudo operar, acabando su misión.

El segundo RTS-1 partió el 19 de agosto, y sí alcanzó la posición de trabajo esperada, proporcionando 11 meses de operaciones sin dificultades, el doble de lo previsto. El tercer y último RTS-1 despegó el 5 de octubre, y también tuvo éxito, funcionando durante 12 meses.

Ambos detectaron lanzamientos de misiles soviéticos desde sus diversas zonas de despegue, confirmando que el diseño era adecuado. De inmediato, las empresas TRW, en la plataforma, y Aerojet, en el sensor, empezaron a construir a los sucesores de los Midas, los DSP, que debutarían algún tiempo después.

[Img #12012]

Nombres

Lanzamiento

Hora (UTC)

Cohete

Polígono

Identificación

Midas-1

26 de febrero de 1960

17:25

Atlas-29D-Agena-A

Cabo Cañaveral LC14

-

Midas-2

24 de mayo de 1960

17:36:46

Atlas-45D-Agena-A

Cabo Cañaveral LC14

1960-Zeta

Midas-3

12 de julio de 1961

15:11

Atlas-97D-Agena-B

Point Argüello LC1-2

1961-Sigma

Midas-4

21 de octubre de 1961

13:53:03

Atlas-105D-Agena-B

Point Argüello LC1-2

1961-Alfa Delta

Midas-5

9 de abril de 1962

15:04:48

Atlas-110D-Agena-B

Point Argüello LC1-2

1962-Kappa

Midas-6

17 de diciembre de 1962

20:36:33

Atlas-131D-Agena-B

Point Argüello LC1-2

-

Midas-7

9 de mayo de 1963

20:06:16

Atlas-119D-Agena-B

Point Argüello LC1-2

1963-14A

Midas-8

12 de junio de 1963

-

Atlas-139D-Agena-B

Point Argüello LC1-2

-

Midas-9

19 de julio de 1963

03:51:18

Atlas-75D-Agena-B

Point Argüello LC1-2

1963-30A

Midas-10 (RTS-1-1)

9 de junio de 1966

20:10?

Atlas SLV3-Agena-D

Vandenberg PALC1-2

1966-51A

Midas-11 (RTS-1-2)

19 de agosto de 1966

19:26?

Atlas SLV3-Agena-D

Vandenberg SLC-3E

1966-77A

Midas-12 (RTS-1-3)

5 de octubre de 1966

22:00

Atlas SLV3-Agena-D

Vandenberg SLC-3E

1966-89A






Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress