Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 21 febrero 2013
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (34): Albert

Albert

Espécimen; País: EEUU; Nombre nativo: Albert

Albert no es el nombre de un único espécimen animal, sino la designación de toda una estirpe de monos que fueron utilizados para las primeras investigaciones médicas espaciales en Estados Unidos.

Se les considera “astronautas”, puesto que superaron en muchos casos grandes altitudes a bordo de cohetes, si bien la mayoría no fueron recuperados vivos.

[Img #12138]El primero de ellos, un mono rhesus, voló el 11 de junio de 1948, a bordo de un cohete alemán V-2 capturado por Estados Unidos durante el final de la Segunda Guerra Mundial. Despegó desde White Sands en un viaje pionero que lo llevó a 63 Km de altitud, aunque el pobre animal murió por el camino debido al calor y la asfixia. La misión, llamada Albert-I y Blossom-3, se realizó mediante la V-2 número 37, de entre las varias decenas de misiles traídos por los militares desde Europa. Este tipo de vuelos, en los que participaban científicos alemanes transferidos durante la operación Paperclip, servían para comprender la tecnología misilística alemana, y efectuar de paso experimentos de variada índole en la alta atmósfera.

La segunda misión, llamada Albert-II (Blossom-4), se produjo el 14 de junio de 1949, a bordo de la V-2 número 47. En esta ocasión, se alcanzaron 134 Km de altitud, y durante el viaje el monito Albert-II resistió bien, aunque murió durante el impacto que siguió a un fallo en los paracaídas. Puede calificarse a Albert-II como el primer mono “astronauta”, pues superó la altitud mínima de 100 Km a partir de la cual así son considerados los individuos que lo logran.

[Img #12136]Mucho más corto fue el ascenso del Albert-III (Blossom-5), cuya V-2 (número 32), despegó el 16 de septiembre de 1949 pero sólo alcanzó unos 11 Km de altitud, debido a la explosión del cohete. El mono, un macaco cangrejero, murió.

Su sucesor, el Albert-IV (Blossom-6), otro rhesus, también pereció, pero no sin antes llegar a un apogeo de 131 Km y sobrevivir a la mayor parte del viaje. El paracaídas del cono de su V-2 (número 31) no se abrió durante la misión del 8 de diciembre de 1949.

El último Albert (Albert-V/Blossom-7) voló el 31 de agosto de 1950 en la V-2 número 51, la cual alcanzó unos 140 Km de altitud.

El paulatino agotamiento de las V-2 disponibles hizo que los científicos dirigieran su atención hacia otros cohetes, en este caso el Aerobee. El 18 de abril de 1951 voló un mono en la misión Aeromed-1, durante la cual volvió a fallar el paracaídas. El siguiente viaje (Aeromed-2), sucedió el 20 de septiembre de 1951, y llevó a otro mono (y a varios ratones) a considerable altitud (70 Km). En esta ocasión, sin embargo, los animales sobrevivieron al aterrizaje. Por desgracia, la espera en el desierto a que llegaran las fuerzas de rescate les ocasionó (al mono y a un par de ratones) un gran estrés térmico y murieron poco después. El tercer y último Aeromed despegó el 21 de mayo de 1952 y llevó a dos macacos cangrejeros, quienes alcanzaron apenas 26 Km de altitud. Quizá por ello pudieron sobrevivir a su retorno. No hay constancia clara de que los monos de las Aeromed fueran llamados Albert, pero así podría haber sido, ya que los experimentos en los que se implicaron continuaban directamente de los realizados en las V-2.

[Img #12137]
A juzgar por las condiciones extremas a las que fueron sometidos, es obvio que los médicos aprendieron mucho sobre el comportamiento de estos animales (y del Hombre) en tales circunstancias. Su participación fue capital para que, con el tiempo, la información que proporcionaron sirviera para hacer posibles los vuelos espaciales de los humanos.





Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress