Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 18 marzo 2013
Astrofísica

Corroboran que los remanentes de supernovas generan rayos cósmicos

Un nuevo estudio realizado usando las observaciones del Telescopio Espacial Fermi de rayos gamma, de la NASA, revela la primera evidencia clara de que la nube de "escombros" en expansión que se forma alrededor de las estrellas que han explotado en forma de supernova, son el punto de partida de algunas de las partículas que más rápido se mueven en el universo. Este descubrimiento es un paso importante para poder conocer a fondo el origen de los rayos cósmicos, uno de los objetivos principales de la misión Fermi.

Los científicos han estado tratando de encontrar de forma inequívoca las fuentes de los rayos cósmicos de alta energía desde su descubrimiento hace un siglo. Ahora, el equipo de Elizabeth Hays, del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA, en Greenbelt, Maryland, Estados Unidos, tiene pruebas concluyentes de que los remanentes de supernovas, los principales sospechosos desde hace tiempo, realmente aceleran los rayos cósmicos a velocidades increíbles.

A los rayos cósmicos se les llama así por convencionalismo, pero en realidad una descripción más ajustada es la de que son ráfagas de partículas subatómicas que se mueven a través del espacio a casi la velocidad de la luz. Alrededor del 90 por ciento de estas partículas son protones, y el resto electrones y núcleos atómicos.

[Img #12551]

En su viaje a través de la galaxia, las partículas eléctricamente cargadas son desviadas por campos magnéticos. Esto modifica sus trayectorias y hace que sea casi imposible rastrear directamente sus orígenes.

A través de diversos mecanismos, estas veloces partículas pueden conducir a la emisión de rayos gamma, que es la forma más potente de radiación electromagnética, y una señal que viaja hacia nosotros directamente desde sus fuentes.

Los resultados del análisis de datos del Fermi se basan en buena parte en la observación de dos remanentes particulares de supernova, conocidos como IC 443 y W44. Ambos están expandiéndose en nubes densas y frías de gas interestelar. Estas nubes emiten rayos gamma cuando reciben el impacto de partículas de alta velocidad provenientes de los remanentes de supernova.

IC 443 está a 5.000 años-luz de distancia de la Tierra, y se le calcula una antigüedad de alrededor de 10.000 años. W44 está a unos 9.500 años-luz de distancia, y se le atribuye una edad de 20.000 años aproximadamente.

Información adicional

[swf object]



Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress