Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 4 abril 2013
Arqueología

Arqueólogos españoles desentierran secretos de la dinastía XVII del antiguo Egipto

Los arqueólogos del proyecto Djehuty, liderado por el CSIC, llevan desde 2002 excavando en la colina Dra Abu el-Naga, en la población egipcia de Luxor, antigua Tebas. Hasta ahora las investigaciones se han centrado en la tumba de Djehuty y Hery, dos importantes personajes que vivieron durante la dinastía XVIII, en torno al 1470 a. C.

Sin embargo, en la campaña de este año, se han encontrado testimonios de cuatro personajes anteriores, de finales de la dinastía XVII y que tienen unos 3.550 años de antigüedad.

Estos hallazgos pueden ayudar a entender una época de gran complejidad política en la que la monarquía aún no controlaba todo el territorio pero ya comenzaba a gestarse el imperio egipcio.

Unión Fenosa y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte han financiado las doce campañas realizadas hasta ahora.

“A pesar de que algunos años nuestras campañas han coincidido con revueltas en El Cairo, Luxor es un sitio muy tranquilo. En 2011 fue muy emocionante, vivimos un momento histórico cuando estallaron las revueltas. Volvimos antes por precaución, pero nunca ha habido peligro”, asegura a SINC José Manuel Galán, líder del proyecto­.

Los hallazgos de este año consisten en las tumbas y ajuares del príncipe Intefmose y del dignatario Ahhotep, junto al ataúd intacto de un niño desconocido que murió a los cuatro o cinco años y figurillas y linos en honor al príncipe heredero Ahmose-sapair que también murió durante su infancia.

“El príncipe heredero Ahmose-sapair es muy querido entre los arqueólogos por los misterios que conlleva –explica Galán–. Aunque nunca llegó a reinar, se convirtió en un santo de la necrópolis y durante 500 años se hicieron ofrendas en su honor. Incluso se le representa junto a los mayores reyes del imperio en documentos posteriores”.

Los hallazgos que los arqueólogos han relacionado con este príncipe que vivió entre la dinastía XVII y XVIII consisten en ocho figurillas de madera, llamadas shabtis, algunas de ellas acompañadas de linos envolviendo su cuerpo y pequeños sarcófagos de madera.

Otro de los importantes hallazgos de este año es un ataúd de madera muy pequeño de un niño de cuatro o cinco años. El ataúd no tiene ninguna inscripción ni decoración, por lo que se desconoce la identidad del pequeño, aunque por el estilo de la talla se sospecha que fue un alto dignatario de la dinastía XVII.

Lo curioso de este ataúd es que se dejó intencionadamente de lado. Los científicos piensan que al estar tallado en una sola pieza, el ataúd era demasiado pequeño para el niño y por eso tuvieron que colocar su cuerpo de perfil.

Para que el niño no descansara de perfil sino boca arriba, el ataúd se depositó de lado y se sujetó con piedras. “Debieron de olvidarse de la posición del niño dentro del ataúd, y acabó del lado equivocado, con el cuerpo finalmente boca abajo”, explica Galán.

En relación con el príncipe Intefmose, se ha encontrado la parte inferior de un obelisco con inscripciones en su honor que se habría levantado delante de su capilla que marca la entrada a su tumba.

Dentro de su cámara sepulcral también se han hallado varios objetos, entre ellos la cabeza de una estatua de alta calidad que representaba al príncipe.

En cuanto a la tumba del dignatario Ahhotep, se han encontrado tres shabtis de barro con un estilo muy diferente al acostumbrado en el arte del antiguo Egipto. “El valor de estas figurillas reside en que son realmente peculiares”, dice Galán.

Junto a las figurillas se encontraron también dos pequeños sarcófagos de barro y varias telas de lino con inscripciones con el nombre de Ahhtotep.

Otros objetos encontrados durante las excavaciones de enero y febrero de este año son una sandalia de fibra vegetal en un estado excepcional y parte de un instrumento musical tallado, semejante a unas castañuelas. (Fuente: SINC)


[swf object]



Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress