Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 15 abril 2013
Medicina

El hombre y la mujer enferman de modo distinto

Más allá de las dolencias específicas de cada género, las enfermedades comunes no siempre cursan por igual si la persona es de uno u otro sexo. Ni los medicamentos tienen por qué actuar igual en un hombre que en una mujer. Una investigación reciente ha revelado las cruciales diferencias entre el hombre y la mujer con respecto a las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las afecciones del hígado, la osteoporosis y en el área de la farmacología.

La ciencia médica todavía sabe muy poco sobre las diferencias específicas de género en las enfermedades, particularmente cuando tienen que ver con los síntomas, su vinculación con factores sociales y psicológicos, y las repercusiones de estas diferencias para el tratamiento y para la prevención.

En su estudio, el equipo de la investigadora Giovannella Baggio del Hospital de la Universidad de Padua en Italia ha comprobado que hay bastantes evidencias de diferencias considerables entre ambos sexos en los cinco apartados antedichos.

Percibidas comúnmente como un conjunto de dolencias masculinas, las enfermedades cardiovasculares provocan a menudo síntomas muy diferentes en las mujeres. Mientras una opresión en el tórax y un dolor que se irradia a través del brazo izquierdo son señales normales de un ataque al corazón en los hombres, en las mujeres los síntomas usuales son náuseas y dolor en la parte baja del abdomen. Aunque los ataques al corazón en las mujeres suelen ser más severos, a menudo cuando ellas se quejan de estos síntomas no se las somete a las pruebas diagnósticas pertinentes, como por ejemplo el electrocardiograma.

[Img #13020]
El cáncer de colon es una de las formas de cáncer más comunes en hombres y mujeres. Sin embargo, las mujeres sufren esta enfermedad en una fase más tardía de su vida. Además, los tumores de colon tienden a surgir en las mujeres en una ubicación corporal distinta de la que es típica en hombres, y esos tumores acostumbran a ser mejor tratables en mujeres que en hombres mediante ciertos tratamientos químicos.

El género también tiene una influencia notoria en la sensibilidad del paciente a la quimioterapia administrada para tratar tipos de cáncer como el de colon, el de pulmón o el de piel. Por tanto, el género influye tanto en el curso de la enfermedad como en las oportunidades de supervivencia del paciente.

La cirrosis biliar primaria es una enfermedad del hígado que afecta sobre todo a las mujeres. El equipo de Baggio ha aportado evidencias claras de que para esta enfermedad y la hepatitis C crónica, la composición genética y los niveles hormonales propios del sexo femenino son un factor de riesgo primario. Este hallazgo también se aplica a la osteoporosis. Aunque habitualmente se la ha visto como una enfermedad femenina debido a la proporción mucho más alta de pacientes que son mujeres, la osteoporosis también afecta a los hombres. El equipo de Baggio ha llegado a la conclusión de que la osteoporosis se pasa por alto muy a menudo en los pacientes masculinos. De hecho, en el estudio se documenta una tasa de mortalidad más alta en los hombres con fracturas óseas.

El equipo de Baggio también ha comprobado que hay diferencias significativas entre el hombre y la mujer en la farmacología de la aspirina y otros medicamentos. Las diferencias en la acción y en los efectos secundarios son atribuibles a diferencias en el estado hormonal, en el tipo de cuerpo, y en los tiempos de reacción fisiológica ante la absorción y la eliminación de substancias. Así, para administrar la medicación con una seguridad y una eficacia mayores, la dosificación y la duración del tratamiento deberían determinarse teniendo en cuenta el género del paciente.

En el estudio también se concluye que se necesitan investigaciones clínicas adicionales y de mayor alcance sobre las diferencias de género si se pretende llegar a eliminar las desigualdades fundamentales entre el hombre y la mujer en el tratamiento de las enfermedades.

Información adicional



Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress