Martes, 16 abril 2013
Paleoclimatología

Investigan la evolución del clima a partir de fósiles de anfibios y reptiles hallados en la Gran Dolina

Enviar por email

Conocer cómo era el clima de la Tierra en el pasado es el objetivo de los paleoclimatólogos. Estos científicos emplean diversas técnicas para realizar sus estimaciones, como el análisis de capas de hielo polares, los anillos de los árboles o los sedimentos. En esta última línea trabajan miembros del Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA), quienes estudian desde hace varios años la evolución del clima a partir de restos de microfauna hallados en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca (España).

Se trata de un nuevo enfoque para abordar el problema en base a las variaciones registradas en la composición de la microfauna de la Sierra. El equipo, dirigido por la profesora de la Universidad de Zaragoza Gloria Cuenca-Bescós, tiene en el yacimiento de la Gran Dolina una gran fuente de información, ya que cuenta con un amplio registro paleontológico que permite investigar el clima del último millón de años.

Así lo explica a DiCYT Hugues-Alexandre Blain, investigador del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), uno de los miembros de este grupo, formado además por científicos de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, la Universidad de Zaragoza y el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh) de Burgos.

En concreto, Blain ha profundizado en el estudio de las comunidades de anfibios y reptiles hallados en los distintos niveles del yacimiento de Gran Dolina. Tritones, ranas, sapos, lagartos y serpientes son los animales analizados, cuya importancia reside en dos aspectos. Por un lado, se trata de animales que siguen vivos hoy día en la península Ibérica mientras que todas las especies de mamíferos encontradas “corresponden a especies extinguidas”. De este modo, analizando las variaciones de los anfibios y reptiles actuales frente a los anfibios y reptiles fósiles “se pueden calcular parámetros climáticos”.

[Img #13038]
Por otro lado, aunque se considera popularmente que anfibios y reptiles son animales de sangre fría, regulan su temperatura corporal en función de la temperatura ambiente (al contrario que los mamíferos que mantienen siempre la misma temperatura) por lo que son animales “muy dependientes del agua y de la temperatura” y por tanto de las variaciones del clima.

Los últimos trabajos realizados por el grupo completan los datos climáticos aportados por los sondeos de hielo en el Polo Sur y por los sondeos marinos realizados en el océano Pacífico, en los que se observó que hace 450.000 años los momentos cálidos o interglaciares empezaron a ser más cálidos que hasta la fecha. Hace aproximadamente dos años otros científicos analizaron el caso de Inglaterra y observaron que no había estos picos de calor en momentos posteriores a los 450.000 años.

El grupo de microfauna del Equipo de Investigación de Atapuerca ha estudiado el caso Mediterráneo y ha concluido que se produjo un importante cambio en las condiciones de temperatura y pluviosidad hace unos 450.000 años. Los fósiles de anfibios y reptiles anteriores a esa fecha ponen de manifiesto la existencia de un clima relativamente frío y húmedo, mientras que los registros posteriores a los 450.000 años revelaron un importante cambio en las condiciones climáticas, con temperaturas mayores y lluvias más escasas.

La importancia de estos estudios radica en que conocer las características y las variaciones del clima del pasado es básico para saber las circunstancias que determinaron la evolución humana en Europa.

El estudio de anfibios y reptiles centró parte de la tesis doctoral del investigador del IPHES, realizada en Francia entre 2001 y 2005. De cara al futuro apunta su intención de avanzar en dos líneas: la paleoecología humana, es decir, el estudio de restos fósiles para reconstruir el medio ambiente y los ecosistemas del pasado; y la paleoclimatología. “Me gustaría investigar el tema del agua, ya que siempre se ha hablado de la temperatura pero creo que los homínidos y la fauna han estado más ligados al agua que a la temperatura, sobre todo en el Mediterráneo donde las sequías pueden tener consecuencias muy graves”, señala. (Fuente: Cristina G. Pedraz/DICYT)



Copyright © 1996-2014 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
POWERED BY FOLIOePRESS