Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 19 abril 2013
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (75): Syncom

Syncom

Satélite; País: EEUU; Nombre nativo: Syncom

Los expertos en comunicaciones y astronáutica, como el británico Arthur C. Clarke, habían afirmado repetidamente que la colocación de un satélite en una órbita ecuatorial circular a 36.000 Km de altitud, proporcionaría una plataforma perfecta para situar vehículos que necesitasen dominar todo un hemisferio. A dicha altitud, el período de un vehículo coincide con el de rotación de la Tierra, de modo que un satélite en esa posición aparentaría mantenerse fijo sobre un punto determinado del planeta. De esta forma tres satélites de comunicaciones convenientemente espaciados podrían tener una cobertura completa de la superficie, dando servicio a millones de habitantes, cuyas antenas siempre podrían permanecer orientadas hacia el mismo lugar.

Esta idea era muy atractiva, pero difícil de llevar a cabo a finales de los años 50, debido a que no había cohetes disponibles para una misión de este tipo en Estados Unidos. A pesar de todo, un grupo de trabajo liderado por Harold A. Rosen, de la compañía Hughes Aircraft, inició a finales de 1958 una serie de estudios sobre el particular, como extensión de sus otros trabajos con radares. Su objetivo sería investigar la realización de posibles experimentos de comunicaciones en el espacio.

Durante 1959, este grupo trabajó sobre los problemas de colocar a un satélite de comunicaciones en órbita sincrónica, y dio nombre a su proyecto: Syncom. El 25 de septiembre de ese mismo año, se informaba a la NASA sobre él, proponiendo que la agencia se hiciera cargo de su desarrollo. En febrero de 1960, los ingenieros de Hughes continuaron dando informaciones sobre el satélite a la NASA, pero ésta no se decidió a llevarlo a cabo. La agencia estaba en esos momentos dedicada a los satélites pasivos y a los activos en órbitas intermedias, dado que los satélites activos geosincrónicos habían quedado en manos del Departamento de Defensa. El programa Advent de este último era de obvio interés para los militares.

[Img #13123]Hughes no se rindió y el 1 de marzo de 1960 autorizaba a sus ingenieros a seguir trabajando en el Syncom sin el apoyo financiero de la NASA. Estaban tan convencidos de su utilidad que propusieron comprar un cohete Scout y lanzarlo con un primer ejemplar, desde una plataforma ecuatorial, para facilitar alcanzar la órbita geoestacionaria necesaria. Al mismo tiempo, en abril y mayo presentaron sus ideas al Departamento de Defensa, y el 11 de junio al comité científico del Presidente.

Una nueva presentación para la NASA el 16 de agosto concluyó con la recomendación de la agencia de que Hughes aplicara sus estudios sólo a satélites de baja altitud (se estaba desarrollando el programa Relay). Sin hacer mucho caso, la empresa continuó ofreciendo sus conclusiones a otras compañías, principalmente de telecomunicaciones, a la US Air Force, e incluso a delegaciones británicas.

Finalmente, en la primavera de 1961, la NASA comprendió que el futuro estaba en los satélites activos geoestacionarios, no en los pasivos o en órbitas intermedias. El propio Departamento de Defensa, el 23 de junio de 1961, aceptó esta posibilidad y apoyó que la NASA iniciara un programa civil al respecto. El Advent, del US Army, estaba aún demasiado lejos en el tiempo, sobre todo debido a que su gran masa requeriría el uso de la etapa superior Centaur, cuyo desarrollo acumulaba retraso tras retraso.

El 10 de agosto, el centro Goddard comenzó a trabajar en un plan de desarrollo, necesariamente coordinado con los trabajos militares alrededor del Advent. El día 21, como no podía ser de otra forma, Hughes fue nombrado contratista para el programa Syncom.

Durante 1962, los ingenieros trabajaron duramente para construir el primer satélite, mientras presionaban al Senado estadounidense para que las compañías de telecomunicaciones adoptaran al Syncom como sistema primario en el futuro. Su comercialidad parecía obvia.

El 9 de noviembre de 1962, el primer Syncom estaba ya listo y empezó a ser preparado para el lanzamiento. Mientras, se entrenó al personal para su utilización cuando estuviera en órbita. En enero de 1963, la NASA anunció que el Syncom-1 volaría en febrero.

[Img #13124]El primer Syncom se estabilizaría por rotación, de modo que tenía un aspecto cilíndrico. Tendría 71 cm de diámetro y 39 cm de alto (1,7 metros contando la única antena situada sobre él y la tobera). La superficie del “tambor” estaría recubierta por 3.840 células solares de silicio, que producían 29 vatios de energía eléctrica. Hughes llamó a esta plataforma “HS-301”, a partir de la cual se crearía una auténtica estirpe de satélites de comunicaciones. El Syncom original pesaba sólo 68 Kg, incluyendo el motor de apogeo (Star-13D), que tenía integrado en su interior, y cuya tobera sobresalía desde su parte inferior. Una vez agotado dicho motor sólido, el satélite pesaría apenas 39 Kg.

Las células fotovoltaicas alimentaban unas baterías recargables de níquel-cadmio que a su vez entregaban la electricidad necesaria durante la fase nocturna de la órbita. El satélite disponía también de un sistema de propulsión secundario por chorros de nitrógeno y de peróxido de hidrógeno, que aseguraban el mantenimiento de la orientación del vehículo.

La carga útil de comunicaciones consistía en un único repetidor, diseñado para soportar un canal telefónico o 16 canales de teletipo. Poseía dos tubos de ondas progresivas (TWT) que se ocupaban de esta tarea, operando en dos frecuencias distintas (7.360 y 1.815 MHz). La antena superior, un simple dipolo, permitía las comunicaciones con la Tierra.

El trabajo del Syncom-1 sería exclusivamente demostrar el uso de la órbita sincrónica de 24 horas como plataforma de comunicaciones. Además, se practicaría el uso de los sistemas de control orbital. Los ingenieros también desarrollaron equipos de emisión y recepción portátiles para poder hacer experimentos de comunicación desde varios lugares de la Tierra, además de desde las estaciones terrestres ya establecidas.

El Syncom-1 (A-25) fue lanzado el 14 de febrero de 1963, a bordo de un cohete Delta-B, desde Cabo Cañaveral. Este vehículo llevó a cabo perfectamente su tarea, pero 20 segundos después de que el satélite activara su motor de apogeo, se perdió el contacto con él, posiblemente debido a que las vibraciones estropearon la delicada electrónica de a bordo. Posteriormente, estaciones ópticas lo localizaron en el espacio (1 de marzo), en una órbita casi sincrónica, pero totalmente mudo. Su órbita original no debía haber sido aún totalmente sincrónica debido a la ineficacia de los lanzadores disponibles y la latitud del centro de lanzamiento (unos 30 grados de latitud norte), lo que haría que el satélite dibujara una figura en forma de 8 en el espacio, alcanzando los 30 grados sur y 30 grados norte. El centro de este “8” correspondería a la verdadera posición geoestacionaria. Debido a esta circunstancia, se planeó el uso de un barco (el USNS Kingsport) para acceder al satélite durante sus movimientos de 24 horas. Pero nada de ello pudo ponerse en práctica tras el fracaso de lanzamiento.

[Img #13125]Este decepcionante inicio del programa sólo podría resolverse con el lanzamiento del siguiente miembro de la familia. Hasta entonces, la NASA anunció el 25 de febrero que tras la creación de la Communications Satellite Corporation (COMSAT), una compañía pensada para las comunicaciones geoestacionarias, y la cancelación del programa Advent, abandonaba sus proyectos pasivos y de órbitas intermedias, para centrarse sólo en los satélites de comunicaciones activos sincrónicos.

El Syncom-2, idéntico a su antecesor, despegó el 26 de julio de 1963, sobre otro Delta-B. La NASA sólo había ordenado algunas mejoras en él para evitar la pérdida prematura del contacto. Además, se sustituyó el motor de apogeo por el modelo SR-12-1. Esta vez, todo fue bien y el vehículo se convirtió en el primer ingenio situado en una órbita casi sincrónica de 24 horas (inclinada 33 grados), alrededor de la posición 55 grados Oeste, sobre Brasil, donde llegó el 16 de agosto.

Una vez orientado, el satélite efectuó pruebas de sus sistemas que confirmaron el completo éxito de su misión. Se realizaron transmisiones de datos, telefonía y fax, y se hicieron ensayos de envío de señales de televisión sin audio (29 de septiembre), aunque no había sido diseñado para ello. El 9 de agosto, por ejemplo, efectuó una comunicación telefónica entre California y África, entre el Presidente Kennedy (que estaba en el Kingsport) y el Primer Ministro nigeriano. Tras un largo período de experimentos, el control de la misión fue transferido al Departamento de Defensa, en abril de 1965.

[Img #13126]
El tercer y último ejemplar de la serie, el Syncom-3, despegó el 19 de agosto de 1964, cuando su antecesor se encontraba aún activo. Utilizó un Delta-D, algo más potente, lo que permitió que esta vez sí pudiera ser colocado en una verdadera órbita geoestacionaria. El 23 de septiembre, alcanzó su posición definitiva, sobre el Pacífico (180 grados Oeste), desde donde llevaría a cabo su programa de comunicaciones experimentales. Entre ellas destacaron la transmisión de señales televisivas de los Juegos Olímpicos de Tokio y múltiples demostraciones de envío de datos, fax y telefonía, hacia estaciones en tierra, mar y aire. Como el Syncom-2, el satélite fue transferido al Departamento de Defensa en abril de 1965, ya que los militares estaban interesados en comprobar su uso como sistema de comunicaciones para sus tropas en Vietnam, una vez cancelado el programa Advent.

El próximo Syncom cambiaría muy pronto de nombre. Encargado a Hughes por COMSAT, acabaría siendo bautizado como Early Bird (Intelsat-1), y tendría notables mejoras sobre sus pioneros hermanos.

Nombres

Lanzamiento

Hora (UTC)

Cohete

Polígono

Identificación

Syncom-1 (A-25)

14 de febrero de 1963

05:35:08

Delta B (D16)

Cabo Cañaveral LC17B

1963-4A

Syncom-2 (A-26)

26 de julio de 1963

14:33:00

Delta B (D20)

Cabo Cañaveral LC17A

1963-31A

Syncom-3 (Syncom-C)

19 de agosto de 1964

12:15:02

Delta D (D25)

Cabo Cañaveral LC17A

1964-47A






Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress