Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 23 abril 2013
Arqueología

Asomándose a la historia milenaria de un ariete de barco de guerra

Enviar por email
El análisis de un ariete de bronce que perteneció a un barco de guerra de hace 2.000 años ha proporcionado datos reveladores sobre cómo pudo haberse fabricado este objeto y cómo acabó en el fondo del mar.

El artefacto de 20 kilogramos fue descubierto por un grupo de buzos británicos frente a la costa de Libia en 1964. El ariete perteneció a un pequeño barco de guerra griego o romano. Estos barcos estaban equipados con grandes arietes de bronce en la proa, a la altura de la línea de flotación. Esos arietes eran usados para perforar la madera de los costados de los barcos enemigos. Con 65 centímetros de largo, el ariete naval descubierto frente a la costa de Libia en 1964 es demasiado pequeño para ser un ariete completo, y todo apunta a que estuvo colocado en la parte superior de una estructura más grande, algo acorde con el diseño de los arietes navales de aquellos tiempos. El elemento secundario reforzaba al ariete principal y también servía para romper los remos del barco enemigo.

El equipo del arqueólogo marino Nic Flemming, del Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido, hizo un análisis exhaustivo del ariete, cuyos resultados han sido anunciados recientemente. El objetivo del equipo era averiguar cómo se forjó una pieza de bronce tan grande, la composición de la aleación, su resistencia, cómo lo usaban en la guerra naval, y cómo sobrevivió 2.000 años bajo el mar.

Gracias a las modernas tecnologías de análisis, el ariete ha contado parte de su fascinante historia. Algunos de los hechos que la conforman jamás se sabrán, pero otros ya se pueden reconstruir con suficiente fiabilidad.

Chris Hunt y Annita Antoniadou de la Queen's University de Belfast en Irlanda, utilizaron datación por radiocarbono de la madera quemada hallada dentro del ariete para ubicar la fecha de construcción del mismo entre el año 100 a.C. y el 100 d.C. Esta fecha concuerda con el estilo de los tridentes y el ave decorativos presentes en la parte superior del ariete, los cuales fueron revelados en detalle gracias a las imágenes captadas mediante escaneos láser realizados por el arqueólogo Jon Adams de la Universidad de Southampton.

El grupo responsable del examen por rayos x obtuvo una imagen 3D de la estructura interna del ariete utilizando una máquina que genera rayos X capaces de iluminar a través de 15 centímetros de bronce sólido. Rotando el ariete sobre una plataforma giratoria y obteniendo 360 imágenes de los escaneos, los científicos crearon una réplica 3D completa del ariete, comparable en algunos aspectos a una tomografía computerizada de las de uso médico.

[Img #13169]

Una animación de las imágenes obtenidas mediante rayos X ha sido montada por Richard Boardman, de un centro que la Universidad de Southampton en el Reino Unido tiene dedicado a la tomografía computerizada.

Un análisis posterior fue realizado por los geoquímicos Ian Croudace, Rex Taylor y Richard Pearce en la Universidad de Southampton. Muestras obtenidas mediante microtaladrado indican que la composición del bronce era de un 87 por ciento de cobre, un 6 por ciento de estaño y un 7 por ciento de plomo. Las concentraciones de los diferentes metales varían por toda la pieza. Los exámenes usando microscopía electrónica de barrido revelan que el plomo no se disolvió con los otros metales para crear la aleación, sino que conformó gotas separadas dentro de ella a medida que el metal se enfrió.

Estos resultados indican la probabilidad de que el ariete naval fuera forjado en una sola pieza, y enfriado también como un solo objeto. Las partes más gruesas se enfriaron más lentamente que las partes delgadas, así que la estructura cristalina y la cantidad de burbujas atrapadas en el metal varían de un sitio a otro.

La caracterización isotópica del plomo presente en el bronce (una aleación de cobre y estaño) puede ser usada como marca distintiva o "huella dactilar" para revelar el origen del mineral de plomo utilizado en la fabricación de la aleación metálica. La técnica empleada en el nuevo análisis, más sofisticada que las anteriores, indica que el componente de plomo del metal pudo provenir de Lavrion, un distrito de Ática en Grecia.

El análisis de microfluorescencia de rayos X de la superficie mostró que la corrosión por agua de mar había disuelto parte del cobre, haciéndola más rica que antes en estaño y plomo. Resulta notable que al comparar fotografías de 1964 con otras de 2008, no hay indicios de cambios en la textura de la superficie. Esto implica que el metal es estable y no sufre la "Enfermedad del Bronce", un proceso de corrosión que puede destruir los artefactos de bronce.

No se ha logrado averiguar, y seguramente nunca se sabrá, por qué el carismático ariete acabó su vida activa hundiéndose frente a la costa de Libia. Puede que su último día en la proa de un barco lo viviera en una feroz batalla naval en esa zona, acaso con piratas de por medio. O a lo mejor ya estaba fuera de servicio cuando se hundió; por ejemplo pudo ser parte del cargamento de un antiguo barco mercante, y tener por destino final, que nunca alcanzó, ser vendido como metal para refundirlo y fabricar con él otros objetos.

Los fragmentos de madera dentro del ariete muestran huellas de fuego, y ahora se sabe que partes del bronce fueron calentadas hasta una temperatura alta con posterioridad a cuando el ariete fue forjado. Eso sugiere que el barco se incendió y el ariete cayó en el mar después de estar envuelto en llamas.





Copyright © 1996-2014 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress