Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 23 marzo 2011
Geología

Se confirma que el terremoto de Japón puede haber desplazado un eje de la Tierra y acelerado la rotación de ésta

[Img #1684]Todo apunta a que el terremoto de magnitud 9,0 que el 11 de Marzo se desencadenó en Japón puede haber acortado la duración del día terrestre (entendido como lo que tarda la Tierra en completar una vuelta exacta sobre sí misma) y desplazado uno de sus ejes.

Partiendo de una estimación del USGS (el servicio estadounidense de prospección geológica) acerca de cómo se deslizó la falla responsable del terremoto, el investigador Richard Gross del JPL (Jet Propulsion Laboratory) de la NASA, en Pasadena, California, ha empleado un complejo modelo para llevar a cabo unos cálculos teóricos preliminares sobre cuánto ha resultado perturbada la rotación de la Tierra por culpa de ese terremoto, el quinto mayor desde 1900.

Los resultados de esos cálculos indican que, al cambiar la distribución de masa de la Tierra, el terremoto ha hecho que ésta gire sobre sí misma un poco más rápido, de tal modo que la duración del día terrestre se ha reducido en alrededor de 1,8 millonésimas de segundo.

Los resultados de los cálculos también indican que el terremoto ha desplazado en unos 17 centímetros la posición del eje de figura de la Tierra. Éste es el eje por el cual se equilibra la masa de la Tierra, y no debe ser confundido con el eje Norte-Sur.

Este cambio en el eje de figura de la Tierra hará que nuestro mundo se tambalee de un modo levemente distinto conforme gira sobre sí mismo, pero no provocará alteración alguna del eje del planeta en el espacio. Sólo fuerzas externas, como por ejemplo la atracción gravitacional del Sol, la de la Luna y la de algunos planetas, pueden hacer eso.

Los valores obtenidos ahora mediante estos cálculos seguramente cambiarán cuando los científicos dispongan de datos más precisos sobre el terremoto.

Las estimaciones de Gross acerca de los efectos de esta clase provocados por el terremoto de 2010 en Chile indican que dicho seísmo recortó la duración del día en 1,26 millonésimas de segundo, y desplazó el eje de figura de la Tierra en unos 8 centímetros. En cuanto a los cálculos de este tipo para el terremoto de 2004 en Sumatra-Andamán (que alcanzó la magnitud 9,1), los resultados indican que redujo la duración del día en 6,8 millonésimas de segundo y desplazó el eje de figura de la Tierra en unos 7 centímetros. El modo en que un terremoto afecta a la rotación terrestre depende de su magnitud, la ubicación del epicentro, y la manera en que se desliza la falla.

En teoría, cualquier cosa que redistribuya la masa de la Tierra hace cambiar la rotación de ésta. El modo en que la Tierra gira sobre sí misma cambia constantemente, y no sólo como resultado de terremotos sino también (y de hecho, mayormente) como consecuencia de los efectos mucho más importantes de los vientos en la atmósfera y las corrientes en los mares. A lo largo del año, la duración del día terrestre (entendido como lo que tarda la Tierra en completar una vuelta exacta sobre sí misma) aumenta y disminuye en alrededor de una milésima de segundo, es decir 550 veces más que la modificación causada por el terremoto japonés. La posición del eje de figura de la Tierra también cambia de manera constante, en alrededor de un metro durante el transcurso de un año, o sea unas seis veces más que lo registrado ahora por culpa del terremoto.

Los cambios en la rotación y en el eje de figura de la Tierra causados por terremotos no nos afectan en la vida cotidiana, de modo que, tal como recomienda Gross, la gente no debería preocuparse por ellos.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress