Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 31 mayo 2013
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (104): Big Joe (Mercury)

Big Joe

Misión experimental; País: EEUU; Nombre nativo: Big Joe

La complejidad del programa tripulado Mercury, el primero estadounidense, invitaba a ser cauto. Durante su desarrollo se programarían numerosos ensayos de los diversos elementos del sistema, tanto de la cápsula propiamente dicha como de los cohetes que se emplearían. Sólo así podría garantizarse su seguridad ante su futuro uso con astronautas a bordo.

Una de las principales incógnitas era el procedimiento de la reentrada, que significaba regresar a la Tierra bajo grandes desaceleraciones, y experimentando un altísimo rozamiento atmosférico, que amenazaría la resistencia de la nave espacial por las altas temperaturas alcanzadas. Dado que el diseño de esta última aún estaba en marcha y que no se dispondría durante algún tiempo de un modelo operativo con el que probar las soluciones adoptadas para esta fase del vuelo, la NASA optó por preparar una maqueta estructural y lanzarla en una misión suborbital que simulara el reingreso atmosférico. De hecho, los resultados de dicha misión ayudarían a certificar que el diseño era correcto o si sería necesario efectuar cambios en el vehículo antes de que fuera demasiado tarde.

El 24 de noviembre de 1958, el Space Task Group, encargado del programa tripulado, pidió la preparación de un primer misil Atlas para lanzar la maqueta de la cápsula. Ello se haría en el marco del programa Big Joe. Se habían reservado nueve Atlas, necesarios durante la fase de desarrollo.

La misión se llevaría cabo al año siguiente. El 9 de junio de 1959, los primeros ingenieros del Space Task Group llegaron a Cabo Cañaveral. Allí prepararían el modelo de la Mercury, repleto de sensores, además del escudo térmico correspondiente. Los primeros 35 ingenieros, liderados por Scott Simpkinson, trabajarían en el hangar S, construido para el programa Vanguard. Las condiciones serían duras y difíciles, y las instalaciones no parecían las adecuadas para un programa tripulado, pero fue todo lo que la USAF ofreció al grupo de civiles de la NASA.

[Img #13851]
El lanzamiento original había estado previsto para el 4 de julio, pero la USAF detectó anomalías en el cohete Atlas-10D, por lo que se retrasó hasta agosto. Después fue el Space Task Group quien encontró problemas en los sofisticados instrumentos de la Mercury. Por fin, el 9 de septiembre, se producía el despegue desde Cabo Cañaveral. La misión Big Joe trataría de examinar el comportamiento del cohete y la cápsula en vuelo, así como el buen funcionamiento del escudo ablativo de la Mercury a velocidades de reentrada atmosférica. La información era importante, así que se prepararon vehículos de reserva, para una hipotética Big Joe-2.

El Atlas era el primero entregado por la USAF a la NASA. La Mercury, que viajaba sin la torre de emergencia y sin retrocohetes, se encontraba cubierta de sensores de temperatura, y en su interior transportaba un sofisticado sistema de transmisión de telemetría ideado para satisfacer a los 50 instrumentos instalados a bordo. Tras el lanzamiento, estaba previsto que el Atlas acelerase hasta los 160 Km de altitud, para después descender un poco y soltar la cápsula. Una serie de propulsores auxiliares se encargarían de girarla y adoptar la postura adecuada para el regreso atmosférico.

[Img #13850]
Sin embargo, todo quedó comprometido cuando los dos motores aceleradores laterales del reconvertido misil no se separaron como estaba previsto debido a un problema eléctrico. El peso adicional redujo la velocidad y con ello la distancia.

Siete horas después, la cápsula era capturada en el Atlántico y situada sobre el destructor Strong. Un análisis posterior indicó que la nave y el lanzador se separaron 138 segundos tarde. Esto provocó que el sistema de orientación de la Mercury, en posición automática, tratara de dar la vuelta al vehículo mientras el Atlas aún permanecía unido a él, lo que agotó su combustible. Una vez liberada por las fuerzas aerodinámicas, la cápsula cayó como un simple peso muerto. Afortunadamente, su excelente centro de gravedad la situó en la posición adecuada sin la participación de ningún sistema de propulsión auxiliar y ello permitió el amerizaje correcto. La situación también implicó soportar mayores temperaturas de reentrada de lo previsto. El buen estado del escudo demostró que el diseño era más que correcto, y que no sería necesario repetir la misión.

[swf object]




Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress