Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 24 junio 2013
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (120): Aerocina; Aeroembolismo

Aerocina

Química

La aerocina es un combustible que mezcla hidracina y dimetilhidracina disimétrica. Más en concreto, la aerocina-50 fue desarrollada a finales de los años 50 por la compañía Aerojet (la diseñadora de los motores que impulsarían a los misiles Titan-II), la cual estaría compuesta por un 50 por ciento de cada sustancia.

El citado misil se pensó como alternativa a los vehículos convencionales que requerían comburentes criogénicos (oxígeno líquido) y que por tanto no podían mantenerse en alerta de forma constante. Sus tanques no podían llenarse hasta el último momento, para no dañarlos. Esta desventaja se solucionaría con los propergoles almacenables, los cuales podrían permanecer dentro de los depósitos por largo tiempo, propiciando una respuesta a corto plazo de las autoridades militares. Los Titan-II utilizarían aerocina-50 como combustible y tetróxido de nitrógeno como comburente (oxidante), una combinación hipergólica, es decir, que se encendía por simple contacto (otra ventaja a añadir a su alta energía).

[Img #14234]
La aerocina-50 se desarrolló como una mejora de la hidracina pura, para obtener una estabilidad superior a la de ésta, así como para conseguir una mayor densidad (depósitos más pequeños) y punto de ebullición respecto a la tradicional dimetilhidracina disimétrica (UDMH). Se emplearía no sólo para los cohetes Titan, sino también en otros vehículos espaciales.





Aeroembolismo

Astromedicina

En un entorno cerrado sometido a presión artificial, como una nave o un traje espaciales, existe siempre el peligro de una descompresión progresiva o súbita, por ejemplo, por el impacto de un meteorito, un desgarrón o un choque. Los astronautas que experimentan una de estas situaciones pueden sufrir el llamado síndrome de descompresión, o aeroembolismo.

Cuando desciende la presión, el nitrógeno habitualmente disuelto en la sangre puede desprenderse de ella y formar burbujitas gaseosas que producen inflamación subcutánea y un gran dolor. La situación puede complicarse si no es tratada inmediatamente (con oxígeno puro a alta presión), ya que, arrastradas por el corriente sanguíneo, las burbujas pueden llegar a zonas peligrosas, como el cerebro, provocando embolias al obstruirse los vasos sanguíneos.

La aeroembolia ocasiona pues, en ciertos casos, graves daños e incluso la muerte. Es uno de los motivos por los cuales las actividades extravehiculares o paseos espaciales sólo se realizan si es estrictamente necesario.




Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress