Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 30 marzo 2011
Psicología

Mirar la parte del cuerpo que nos duele mitiga la sensación de dolor

[Img #1739]El simple hecho de observar nuestro cuerpo reduce el dolor. Ésta es la asombrosa conclusión a la que se ha llegado en un nuevo estudio. Por ejemplo, mirar la mano reduce el dolor que se experimenta cuando la piel hace contacto con un objeto caliente. Además, el grado de dolor depende de cuán grande se vea la mano; cuanto más grande la veamos, mayor será el efecto de reducción del dolor.

En la investigación, llevada a cabo por científicos del University College de Londres y la Universidad de Milán-Bicocca, en Italia, se hizo un experimento en el cual se colocó a 18 participantes un dispositivo emisor de calor en su mano izquierda. Gradualmente se incrementaba la temperatura del dispositivo, y los participantes detenían el calentamiento presionando un pedal tan pronto como empezaban a sentir dolor. Los científicos utilizaron un conjunto de espejos para manipular lo que los participantes veían durante el experimento. Los participantes siempre miraban hacia su mano izquierda, pero, o veían su propia mano, o un objeto de madera en la posición de la mano.

El equipo de la investigadora Flavia Mancini constató que el mero hecho de ver la mano reducía los niveles de dolor de los sujetos. El umbral de dolor fue de cerca de 3 grados centígrados más alto cuando las personas se miraban la mano, en comparación con cuando miraban otro objeto.

Luego, el equipo utilizó espejos cóncavos y convexos para mostrar la mano, más grande o más pequeña que como era en realidad. Cuando la mano se veía más grande, los participantes toleraban niveles aún mayores de calor generado por el dispositivo emisor antes de indicar que sentían dolor. Cuando la mano se veía con un tamaño menor que el real, los participantes indicaban sentir dolor a temperaturas más bajas que cuando la mano se veía con su tamaño normal.


Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress