Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 10 julio 2013
Neurología

Una posible nueva vía para tratar el trastorno obsesivo-compulsivo y el síndrome de Tourette

Enviar por email

Una investigación reciente aporta algo de luz sobre las causas de conductas encuadrables dentro del trastorno obsesivo-compulsivo y del síndrome de Tourette, lo que podría ayudar a desarrollar mejores tratamientos para dichos trastornos.

Mucha gente en el mundo sufre de trastorno obsesivo-compulsivo. En Estados Unidos, por ejemplo, se estima que el porcentaje de afectados es de un 1 por ciento de la población adulta. Los pacientes usualmente reciben medicamentos contra la ansiedad o antidepresivos, terapia conductual, o una combinación de terapia y medicación. Para aquellos casos en los que estos tratamientos no surten efecto, una nueva alternativa es la estimulación cerebral profunda, en la cual se envían impulsos eléctricos a través de un dispositivo comparable a un marcapasos, implantado en el cerebro.

Por medio de la activación de un circuito cerebral que controla la conducta compulsiva, unos especialistas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Cambridge, Estados Unidos, han demostrado que pueden bloquear una conducta compulsiva en ratones. Este logro podría abrir un camino hacia el desarrollo de nuevos tratamientos para enfermedades como el trastorno obsesivo-compulsivo y el síndrome de Tourette.

Para este estudio, el equipo de Ann Graybiel, profesora en el Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro, dependiente del MIT, y Eric Burguière, que ahora está en el Instituto del Cerebro y la Médula Espinal en París, Francia, utilizaron optogenética para controlar la actividad neuronal con luz.

Esta técnica no está lista todavía para su uso en pacientes humanos, pero estudios como éste podrían ayudar a los investigadores a identificar patrones de actividad cerebral que señalen la puesta en marcha del comportamiento compulsivo, permitiéndoles dotar a esos "marcapasos" cerebrales de una capacidad más rápida y precisa de activar la estimulación cerebral profunda cada vez que sea necesario.

[Img #14517]
En la investigación también han trabajado Patricia Monteiro y Guoping Feng, del Instituto McGovern.

Graybiel y Burguière están ahora buscando marcadores de actividad cerebral que puedan revelar cuándo está a punto de comenzar un comportamiento compulsivo. Conocer tales marcadores será fundamental para desarrollar tratamientos de estimulación cerebral profunda para pacientes con trastorno obsesivo-compulsivo y dolencias similares.

Información adicional



Copyright © 1996-2014 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2014 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress