Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 15 julio 2013
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (135): Agrupación Astronáutica Española

Agrupación Astronáutica Española

Asociación; País: España; Nombre nativo: AAE

El creciente interés por la astronáutica en España, en los años 40 y 50 del pasado siglo, hizo que algunas asociaciones astronómicas abrieran secciones dedicadas a esta nueva ciencia, o que se crearan otras exclusivamente dedicadas a ella.

El primer grupo que se asoció para trabajar por la promoción de esta ciencia en nuestro país fue la Asociación Española de Astronáutica (AEA), fundada en Madrid en 1949 y futura representante de España, como cofundadora, de la Federación Internacional de Astronáutica (IAF). En Barcelona, ese mismo año, la Agrupación Astronómica Aster abría una sección, en la que destacarían Juan J. Arbolés, Màrius Lleget Colomer y Pedro Mateu Sancho.

La “rival” barcelonesa de Aster, SADEYA (Sociedad Astronómica de España y América), más conservadora, tardó un poco más en prestar atención a la astronáutica, pero llegado el momento, lo hizo con decisión. El interés de varios de sus asociados llevó a la creación interna de un grupo particular, con cierta independencia, que se haría llamar Agrupación Astronáutica Española (AAE). Fue fundada a principios de 1953, bajo la dirección de Julio Marial Willotte. Con el tiempo, contó con su propio boletín especializado, titulado de forma conveniente “Astronáutica”, y acabaría por independizarse por completo de SADEYA, aunque algunos de sus miembros conservarían lazos entre ambas.

La AAE solicitó su entrada en la IAF en 1954 y fue aceptada de inmediato. Además, las dificultades económicas por las que estaba pasando la AEA hicieron que la nueva AAE pasara a ser el grupo español con voz y voto en la Federación internacional. Poco tiempo después se aceptaba su candidatura a organizar el Congreso de Astronáutica de la IAF para 1957, que se celebraría en Barcelona. Pocos días antes de esa recordada ocasión se lanzó el Sputnik, y el de la Ciudad Condal pasaría para siempre a ser recordado como el Congreso del Sputnik.

[Img #14597]
Después de este apoteósico éxito, la Agrupación Astronáutica Española, con Julio Marial a la cabeza, se mostró decidida a repetir la experiencia. Dado que los congresos anuales de la IAF eran concedidos de una forma muy selectiva entre los numerosos miembros de la Federación, y que no era probable que se otorgara a corto plazo otra celebración semejante a la AAE, ésta propuso organizar algo parecido pero desligado de ese acontecimiento mundial. Nacerían así las famosas Semanas Astronáuticas, las cuales atraerían público y participantes nacionales y extranjeros, ofrecerían conferencias y exposiciones, y ayudarían a la divulgación de esta ciencia. Tras unos meses de intensos preparativos, la I Semana Astronáutica Nacional se celebró entre los días 3 y 9 de mayo de 1965. Seguirían otras diez más, hasta que en 1985 se organizó la XI Semana, que sería la última. Durante estos veinte años sus conferencias y presentaciones, exposiciones y cursos, vieron desfilar a las primeras figuras de la astronáutica española. En ellas se describieron los planes de España en este campo, y se divulgaron trabajos de gran calidad educativa y técnica.

Durante la última Semana, el Presidente de la Agrupación Astronáutica Española, Pedro Mateu Sancho, aprovechó para anunciar una nueva iniciativa: la Exposición Astro-2000, dedicada a Usos Pacíficos del Espacio. Mateu Sancho, principal impulsor de las viejas exposiciones COSMO en la Feria de Muestras de Barcelona, vio derivar a éstas hacia manifestaciones más industriales y con generosa presencia de las aplicaciones militares, de modo que decidió fomentar una alternativa dedicada sólo a usos pacíficos del espacio: la citada Astro-2000. La muestra sería itinerante y debería circular durante tres años, principalmente por territorio catalán.

Hay que mencionar también la publicación por parte de la AAE de libros con las conferencias presentadas en las Semanas Astronáuticas, libros de divulgación técnica como “Apuntes de Astronáutica” (1979), boletines de noticias, etc. Sus miembros fueron colaboradores frecuentes en los medios de comunicación, en especial durante la época de los viajes Apolo a la Luna.

[Img #14598]
Las asociaciones de aficionados a la astronáutica, y algunas de astronomía, siguieron trabajando durante los años 80 en la divulgación de esta ciencia, pero con la firme impresión de que su época dorada había transcurrido ya. Falto de seguidores entusiastas, el movimiento asociacionista entró en un considerable deterioro, sólo mantenido por algunas sociedades de índole profesional. Los veteranos impulsores de esa labor de divulgación, cada vez más cansados, empezaron a tener una menor presencia y dedicación. La paralización de la actividad de la Agrupación Astronáutica Española, después de años de esplendor, es un triste ejemplo del citado declive. Con la transferencia de sus activos (como su revista Astronomía, Astrofotografía y Astronáutica -editada en Lleida-, o su biblioteca) a otras asociaciones, puede decirse que se terminó una era. A pesar de que aún se mantiene su representación en la IAF, gracias a su antiguo Presidente, la desaparición de la AAE del panorama divulgativo nacional fue un duro golpe para los cada vez más escasos aficionados. La sequía informativa que seguiría en este campo especializado sólo podría paliarse varios años más tarde, con la generalización del uso de Internet y el acceso directo a las fuentes principales de información en todo el mundo.





Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress