Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 22 julio 2013
Psicología

Lo imaginado con un sentido puede alterar con bastante facilidad lo percibido con otro

Un nuevo estudio demuestra que nuestra imaginación puede influir sobre nuestra percepción del entorno más de lo que podríamos sospechar. Lo que imaginamos ver o escuchar "en nuestra cabeza" puede distorsionar de manera significativa nuestra percepción de cosas reales.

El estudio, realizado por el equipo de Christopher Berger y Henrik Ehrsson, del Instituto Karolinska en Suecia, aporta nuevos y esclarecedores datos sobre una cuestión clásica de la psicología y las neurociencias: ¿Cómo el cerebro combina la información de los diferentes sentidos?

Tal como señala Berger, a menudo creemos que las cosas que imaginamos y las cosas que percibimos  son claramente disociables, pero no siempre es así, y el nuevo estudio lo deja claro.

En el estudio se hicieron experimentos basados en ilusiones en los que la información sensorial de un sentido cambia o distorsiona la percepción de otro sentido. Noventa y seis voluntarios sanos participaron como sujetos de estudio.

En el primer experimento, los voluntarios experimentaron la ilusión de que dos objetos en movimiento chocaban en vez de pasar de largo uno con respecto del otro, cuando se les inducía a imaginar que escuchaban un sonido justo en el momento en que los dos objetos se cruzaban.

[Img #14714]
En el segundo experimento, la percepción espacial de un sonido se desviaba hacia un lugar en el que a los participantes se les inducía a imaginar que veían la breve aparición de un círculo blanco.

En el tercer experimento, la percepción de lo que una persona decía se alteraba cuando a los participantes se les inducía a imaginar que escuchaban un sonido particular.

Tal como valoran los autores del estudio, los resultados de éste pueden ser útiles para ayudar a comprender mejor los mecanismos por los que el cerebro no logra distinguir entre un pensamiento y la realidad en ciertas enfermedades mentales como la esquizofrenia.

Información adicional



Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress