Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 25 julio 2013
Biología

Relación entre el envejecimiento y los ritmos circadianos

Se ha descubierto que un gen asociado con la longevidad también regula el reloj circadiano de nuestro cuerpo.

Los patrones que regulan cuándo tenemos sueño y cuándo no están gobernados extensamente por un reloj interno circadiano que se corresponde muy de cerca con el ciclo de 24 horas de luz y oscuridad. El reloj circadiano también controla otras funciones corporales, tales como el metabolismo y la regulación de la temperatura.

Estudios en animales han permitido descubrir que cuando ese ritmo se altera, pueden aparecer problemas de salud que incluyen obesidad y trastornos metabólicos tales como la diabetes. Estudios sobre personas que trabajan de noche han revelado también una mayor tendencia a contraer diabetes.

Un nuevo estudio realizado por expertos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Cambridge, Estados Unidos, muestra que un gen llamado SIRT1, del que previamente se había demostrado que ejerce un papel protector contra enfermedades relacionadas con el envejecimiento, desempeña un papel clave en el control de estos ritmos circadianos. El equipo de Leonard Guarente ha comprobado que esa función circadiana decae con el envejecimiento en ratones normales, y que, al incrementar en gran medida sus niveles de SIRT1 en el cerebro, se puede prevenir ese declive en tales animales. En el otro extremo, la pérdida de la función aportada por el SIRT1 desincroniza el control circadiano en ratones jóvenes, produciendo en ellos los efectos que son normales en el proceso de envejecimiento.

[Img #14778]
Dado que se ha visto que la proteína codificada por el gen SIRT1 decae cuando envejecen los ratones normales, los resultados del nuevo estudio sugieren que los fármacos que incrementan la actividad del SIRT1 en humanos podrían producir amplios beneficios para la salud. “Si pudiésemos mantener el SIRT1 tan activo como fuese posible a medida que nuestra edad avanza, seríamos capaces de retrasar el proceso de envejecimiento en el reloj central del cerebro, y eso generaría efectos beneficiosos para la salud”, aventura Guarente.

Información adicional



Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress