Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 26 julio 2013
Ecología

Elaboran mapas del riesgo social asociado a los bosques nativos

Afirmar que los bosques nativos están en riesgo parece un lugar común luego de que el tema finalmente logró insertarse en la agenda pública en los últimos años. Sin embargo, mucho menos frecuente es cuestionarse de qué riesgo se habla. Investigadores de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) en Argentina emprendieron un trabajo interdisciplinario que indaga sobre los aspectos sociales y espaciales de la afectación de los bosques nativos.

Para ello, los investigadores cruzaron datos censales correspondientes a las poblaciones vinculadas a los bosques con el relevamiento de recursos naturales que previamente habían realizado los científicos. Eso, sumado al trabajo de campo sobre la realidad y las percepciones de la diversidad de actores sociales vinculados a los bosques santafesinos, permitió elaborar un mapa inédito para abordar una problemática territorial.

“Tomamos toda la información disponible y le sumamos trabajo de campo para tratar de generar un primer modelo de esa realidad que hasta este momento no estaba. A partir del mapa que hemos generado uno puede identificar áreas que son particularmente problemáticas y profundizar en ellas”, resumió Carlos D´Angelo, investigador de la Facultad de Ciencias Agrarias (FCA) de la UNL y director del proyecto.

De este modo, el trabajo logró trascender una mirada estrictamente atada a los recursos naturales para abordar al bosque de un modo interdisciplinario. Por ello el equipo de investigación incluyó también sociólogos y terapistas.

“El uso de mapas y la georreferenciación es una estrategia de comunicación de resultado que tiene que ver con poder incidir en la agenda de decisión política”, afirmó Virginia Trevignani, investigadora de la Facultad de Humanidades y Ciencias (FHUC) de la UNL.

Al hablar del estado de los bosques nativos se suele hacer referencia a la cantidad de hectáreas deforestadas o deterioradas en un lapso de tiempo. En este sentido, el Banco Mundial estima que se pierden 6 millones de hectáreas de bosque por año, en el mundo. Mientras que a una escala local, el relevamiento de bosques identificó un total de 769.081 hectáreas en Santa Fe y el Índice de Condición del Bosque Nativo desarrollado por los investigadores indicó que el 65% de esa superficie se encuentra degradada, es decir que padece alteraciones estructurales que amenazan su perpetuidad y funcionalidad.

Pero también existe otro tipo de riesgo: el riesgo social. “Refiere a los grupos y a los usuarios que viven de ese recurso natural o que tienen alguna relación directa o indirecta con él”, detalló la socióloga.

De cara al mapa presentado, D´Angelo explicó que “todo lo que corresponde a los departamentos Vera y General Obligado es un área crítica”. Allí, las condiciones sociales vinculadas al bosque deben ser manejadas con precaución y atendiendo a sus particularidades.

[Img #14798]
En primer lugar se trabajó con los datos censales en su menor escala, es decir, tomando como unidad el radio censal, que refiere a los datos recabados por cada censista. Esa información incluye el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), la cobertura de salud, el nivel de educación, entre otros parámetros.

Además de preguntarse por las condiciones sociales actuales de los grupos vinculados al bosque nativo, contemplar la dimensión social del problema también implica, según explicó Trevignani, indagar sobre sus percepciones de riego sobre este deterioro.

En este sentido, los investigadores se vincularon con distintos grupos como hacheros, pequeños productores, changarines, cazadores, dirigentes de organizaciones y agentes estatales. Cada grupo fue caracterizado, expresó su percepción sobre la situación actual, los significados que cada uno tiene en torno al bosque nativo y sus prácticas de uso.

“Se ve como los distintos usuarios del bosque atribuyen responsabilidades con respecto al deterioro. Algunos responsabilizan a los que hacen un uso directo como es un grupo de hacheros. En otros casos uno puede encontrarse con una mirada más politizada que atribuye responsabilidades a los grupos de intereses económicos más fuertes como los agropecuarios. Entonces, el deterioro del bosque es responsabilidad del corrimiento de las fronteras agropecuarias”, ilustró Trevignani.

El trabajo se enmarcó en la línea de Cursos de Acción para la Investigación y el Desarrollo orientados a problemas sociales y productivos de la UNL. (Fuente: UNL/DICYT)



Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress