Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 5 agosto 2013
Ecología

El reto medioambiental de China, cuando la contaminación atmosférica reduce la esperanza de vida

La Ley para la Protección del Medioambiente en China se estableció hace 34 años, en una época muy distinta de la actual. Desde el año, ya lejano, en que entró en vigor, el Producto Interior Bruto de China ha ascendido hasta ocupar el segundo lugar del mundo, las ciudades han crecido drásticamente, numerosos ríos se han secado y las emisiones de gases contaminantes han alcanzado niveles nunca antes vistos. La versión original de la ley fue creada para un país menos desarrollado, menos urbanizado y con menos problemas medioambientales. El gigante asiático se enfrenta hoy a una polución notable. Los principales afectados son sus habitantes, pero la contaminación allí generada también perjudica al resto del mundo.

Un equipo de científicos de la Academia China de Ciencias, la Universidad Estatal de Michigan en Estados Unidos, la de Wageningen en los Países Bajos, la Universidad Hebrea de Jerusalén en Israel, y la Universidad Renmin de China, ha hecho un análisis de la situación actual y de los puntos débiles de la vieja ley de protección medioambiental, y está en condiciones de ofrecer a las autoridades chinas las pautas necesarias para modificar esa ley a fin de que proteja mucho mejor a los seres humanos y a la naturaleza.

Las conclusiones a las que ha llegado el equipo de Jianguo "Jack" Liu, Guizhen He, Yonglong Lu, Lei Zhang y Arthur P.J. Moi, apuntan a una urgente necesidad de actuar para evitar daños mayores si la situación sigue empeorando.

Por ejemplo, algunos estudios indican que la severa polución, provocada por un uso muy extendido de carbón y otros combustibles fósiles como fuente de energía, ha disminuido la esperanza de vida en la zona norte de China, como promedio en cinco años y medio, a medida que el aire tóxico ha provocado un aumento en la incidencia de enfermedades del corazón, cáncer y derrames cerebrales.

[Img #14950]

La ley medioambiental hoy vigente en China ya no es eficaz. El equipo de Jack Liu, de la Universidad Estatal de Michigan, y científicos de China, Israel y Países Bajos ofrece ahora una solución potencial. (Foto: Cortesía de Sue Nichols)


Por esta línea discurren las conclusiones de otro estudio reciente, el realizado por el equipo de Michael Greenstone, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Cambridge, Estados Unidos, y sus colegas de instituciones en China e Israel. Este estudio ha identificado incluso una relación casi matemática que se puede aplicar al medio ambiente de cualquier país: Cada 100 microgramos adicionales de partículas flotantes (materia particulada) por metro cúbico en la atmósfera reducen en tres años la esperanza de vida al nacer.

En China, las concentraciones de partículas flotantes estaban por encima de los 400 microgramos por metro cúbico entre 1981 y 2001, según las agencias chinas del gobierno; algunos medios de comunicación estatales han anunciado niveles aún más altos recientemente, con ciudades como Pekín registrando niveles de más de 700 microgramos por metro cúbico en enero. En comparación, la cantidad total de partículas flotantes en Estados Unidos fue aproximadamente de 45 microgramos por metro cúbico en la década de 1990.

La polución del aire se ha vuelto un problema político cada vez más candente en China, estimulando incluso protestas públicas. En junio de este año, el gobierno chino anunció su intención de adoptar una serie de medidas para limitar la contaminación del aire.

Greenstone espera que los resultados de este estudio tengan un impacto político no sólo en China, sino también en otros países con un rápido desarrollo industrial que están aumentando de forma preocupante su consumo de carbón. Teniendo en cuenta la necesidad de limitar globalmente las emisiones de carbono para mitigar el cambio climático, los resultados de este estudio deberían ayudar a las autoridades a replantearse si realmente son "un mal necesario" los daños medioambientales y de salud pública causados por combustibles fósiles como el carbón, el cual, no lo olvidemos, recibe importantes subvenciones gubernamentales en algunos países.

Junto con Greenstone, en este estudio también han trabajado Yuyu Chen de la Universidad de Pekín en China, Hongbin Li de la Universidad Tsinghua en China, y Avraham Ebenstein de la Universidad Hebrea de Jerusalén en Israel.

Información adicional



Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress