Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Viernes, 27 septiembre 2013
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (169): Mars (Object 2MV)

Mars (Object 2MV)

Sonda; País: URSS; Nombre nativo: Марс

Las ventanas de lanzamiento hacia Marte se abren cada 26 meses, aproximadamente. Después de las dos primitivas Mars 1M, lanzadas en 1960, ninguna de las cuales logró escapar de la gravedad terrestre por problemas en sus cohetes, los soviéticos prepararon para 1962 un nuevo modelo llamado 2MV, modular, y adecuado para envíos a Venus o Marte. En este último caso, se prepararon dos versiones: la 2MV-3 para intentar depositar un vehículo sobre la superficie marciana, y la 2MV-4, para efectuar sobrevuelos del planeta rojo.

Exteriormente, las sondas eran muy parecidas a las Venera lanzadas meses antes. Se prepararon tres sondas para la oportunidad: dos 2MV-4 y una 2MV-3. El primer objetivo sería, pues, sobrevolar, fotografiar y realizar diversas mediciones sobre Marte. En base a esta información, podría programarse un intento de aterrizaje con la 2MV-3.

La primera 2MV-4 despegó el 24 de octubre de 1962, desde Baikonur, a bordo de un cohete 8K78. Pero como ocurriera con las Venera precedentes, la sonda no consiguió escapar de la órbita terrestre por problemas en su etapa superior. La nave alcanzó su particular órbita de aparcamiento, siguiendo la técnica ya usada para los vuelos lunares y hacia Venus. Los parámetros de dicha órbita (180 por 450 Km, 64,5 grados de inclinación) resultaban adecuados para, en el momento preciso, efectuar el encendido final. Entonces, siguiendo escrupulosamente el plan de vuelo trazado, los controladores, desde la Tierra, debían intentar encender el motor de la etapa superior, aún adherida a la sonda. Pero, una hora y media después del lanzamiento, aproximadamente, una catastrófica explosión sacudía a todo el vehículo: la etapa que debía impulsar a la sonda hacia su destino se hacía añicos.

[Img #15822]La destrucción de la 2MV-4 número 1, sin embargo, podría haber sido el menor de los problemas para la URSS. La inclinación elegida, 65 grados sobre el ecuador, permitía a la nave sobrevolar en parte los Estados Unidos, antes de partir hacia Marte. Así pues, tras la explosión, algunos fragmentos, formando una misteriosa nube de restos, continuaron su camino orbital, evolucionando de forma desordenada en dirección al continente americano. El cúmulo de chatarra, para los radares estadounidenses del sistema BMEWS, presentó de pronto todas las formas excepto las de un satélite. Y en plena crisis de los misiles de Cuba, aquello debió resultar poco tranquilizador. Por fortuna, el Departamento de Defensa fue capaz de discernir entre los restos del ingenio y lo que parecía un posible ataque nuclear, ahorrándonos un serio disgusto y quizás el inicio de otra Guerra Mundial.

La misión no fue reconocida por la URSS, y fue bautizada como Sputnik-22 en Occidente. Algunos de los fragmentos de la sonda de 893,5 Kg y su cohete permanecieron varios días en órbita, hasta acabar reentrando de forma natural en la atmósfera.

En Baikonur, por fortuna, se hallaba lista otra sonda 2MV-4, y el día 1 de noviembre ésta despegaba desde el cosmódromo en su 8K78 y alcanzaba otra vez el espacio. La única pregunta era: ¿volvería a fallar el sistema de aceleración superior? Occidente lo averiguaría muy pronto, cuando el departamento de prensa soviético daba a conocer el nombre del vehículo (Mars-1) y demostraba así que la maniobra había resultado ser un éxito. La URSS no anunciaba sus fracasos, así que la Mars debía estar efectivamente dirigiéndose hacia Marte.

[Img #15824]Además del anuncio del lanzamiento, se proporcionaron a la opinión pública algunos de los detalles del vehículo. Los datos oficiales confirmaban que, una vez abandonada la etapa impulsora, la sonda pesaba alrededor de 893 Kg (lo que contrastaba con los algo más de 200 que pesarían las Mariner americanas). Su aspecto era cilíndrico y apreciablemente largo (3,3 metros de alto por 1 metro de diámetro). La antena en forma de paraguas de 1,7 metros y los dos paneles solares a los lados (que eran extendidos tras la inserción en trayectoria trans-marciana) completaban su fisonomía externa. Los citados paneles y varios radiadores para la refrigeración le conferían una envergadura total de casi 4 metros. En el interior del cilindro instrumentado, compuesto por dos secciones presurizadas (un módulo orbital de 2,7 metros y un módulo planetario de 0,6 metros), se hallaba todo lo necesario: un complejo sistema de guiado, un transmisor de baja potencia, varios instrumentos y experimentos, y un sistema de orientación y maniobra (compuesto por combustible, motores...) que permitiría una estabilización constante e impediría perder de vista la Tierra o el Sol. El instrumental científico consistía en un magnetómetro, una cámara de TV para fotografiar Marte, varios contadores de partículas, un espectrorreflexómetro, y un espectrógrafo.

Sólo tres días después del lanzamiento de la Mars-1 (o Sputnik-23) despegaba desde Baikonur la tercera sonda de la oportunidad, la única 2MV-3 prevista. El lanzamiento el 4 de noviembre fue inicialmente bien, pero una vez en la órbita de aparcamiento, de 196 por 590 Km, se repetiría la historia de la 2MV-4 número 1: el intento de encender los motores de la fase de escape terminó en una explosión. Los radares americanos del sistema de vigilancia BMEWS detectaron cinco pedazos de respetables dimensiones evolucionando a través del cielo en dirección a América, pero ya era de común conocimiento que debía tratarse de otra sonda marciana fallida (Sputnik-24). Los 890 Kg de la primera sonda hacia Marte que debía soltar una cápsula e intentar aterrizar en él, fue pues destruida, y su restos reentraron hacia el 18 de enero de 1963.

Durante un tiempo circuló una historia sobre la cápsula (Spuskaemiy apparat) que debía haber protagonizado la hazaña: en su interior habría tenido que viajar un experimento biológico; sin embargo, durante la fase final de integración, los técnicos se apercibieron de un ligero sobrepeso en la sonda. Ante el dilema de apartar a uno de los experimentos para compensar la diferencia, se dice que Koroliov cogió el detector biológico y lo llevó hasta la cercana estepa de la República de Kazajstán. Tras unos minutos de forzado funcionamiento, el sensor fue incapaz de detectar vida alguna, con lo cual se decidió que poco podría aportar una vez situado sobre la superficie de Marte. El instrumento no fue instalado de nuevo y la sonda lanzada sin él.

[Img #15823]Mientras tanto, la Mars-1 continuaba viajando hacia su objetivo. Lejano aún el día de la llegada al planeta, la prensa diaria mostró la fisonomía de la aventurera (los soviéticos clamaban que era la nave espacial más importante lanzada hasta la fecha, algo que ya habían aseverado un año antes durante el despegue de la primera sonda hacia Venus) al tiempo que se relataban algunas de sus características principales.

Para poder lograr su objetivo de pasar a menos de 12.000 Km de distancia, el vehículo tendría que corregir su trayectoria. No obstante, no se efectuó ningún anuncio sobre el particular. Mientras tanto, los instrumentos de a bordo dedicaban su atención a estudiar detenidamente el medio interplanetario, la radiación circundante, etc. El primitivo sistema fotográfico se reservaba para los instantes finales del viaje, durante los cuales se intentaría tomar buena nota de las características visuales de Marte y su entorno. Los científicos querían comprobar cuestiones tan básicas como la posible existencia o no de campos magnéticos marcianos, flujos meteoríticos y radiactivos, rayos cósmicos, etc.

Uno de los instrumentos más avanzados, el llamado espectrorreflexómetro, escondía un objetivo mucho más complicado pero fácil de explicar: la detección remota de lo que hubieran sido componentes biológicos u orgánicos, como vegetación, sobre el planeta.

El viaje de la Mars-1 debía prolongarse hasta mediados de 1963. Sin embargo, 3 meses antes de alcanzar el planeta, empezaron a detectarse serios problemas en la nave. La sonda Mariner-2, en dirección a Venus, había roto el récord de distancia obtenida por un ingenio humano bajo control. El 16 de marzo, la Mars-1 sobrepasaba esa distancia y continuaba normalmente con sus sesiones de comunicaciones con la Tierra. La estación de seguimiento de Yevpatoria, en Crimea, mantenía un contacto intermitente con la sonda a intervalos de 2 y 5 días. Pero pocos días después, el sistema de orientación de la nave empezó a fallar, desviando su antena con respecto a la Tierra. El 21 de marzo de 1963, la comunicación quedó definitivamente interrumpida y nunca fue restablecida. Como balance final, se habían efectuado un total de 61 sesiones de comunicación desde el día del lanzamiento, y se habían recorrido un total de 106 millones de kilómetros.

Era obvio que el mantenimiento de las comunicaciones entre las sondas lejanas y la Tierra sería uno de los principales problemas durante esa época. De nada servía enviar a un objeto tan lejos como fuera posible si no éramos capaces de mantener el contacto con él para recibir los resultados. Los soviéticos argumentaron que un meteorito podría haber golpeado a la nave en su camino hacia Marte, desviándola brutalmente de su trayectoria y orientación. En Occidente se propuso simplemente que los sistemas de comunicación habían llegado al límite de sus posibilidades o que el sistema de orientación no había podido continuar manteniendo a la Tierra bajo la sombra de la antena parabólica.

De una forma u otra, la sonda cruzó la órbita de Marte el 19 de junio de 1963, sobrevolando muda el majestuoso planeta a una distancia estimada de entre 193.000 y 1.000 Km. Los científicos no pudieron precisar más esta cifra, teniendo en cuenta sólo la última posición conocida de la nave. Sobrepasado Marte, seguiría su camino alrededor del Sol, que recorrería cada 519 días.

Nombres

Lanzamiento

Hora (UTC)

Cohete

Polígono

Identificación

2MV-4 No. 1 (AMS Mars)

24 de octubre de 1962

17:55:04

8K78 (T103-15)

NIIP-5 LC1

1962-Beta Iota 1

Mars-1 (2MV-4 No. 2) (AMS Mars)

1 de noviembre de 1962

16:14:16

8K78 (T103-16)

NIIP-5 LC1

1962-Beta Nu 3

2MV-3 No. 1 (AMS Mars)

4 de noviembre de 1962

15:35:15

8K78 (T103-17)

NIIP-5 LC1

1962-Beta Xi 1






Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress