Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 15 octubre 2013
Astronomía

La mayor acumulación conocida de cúmulos de estrellas en el universo

Se ha descubierto la mayor población conocida de cúmulos estelares globulares: Según la estimación del equipo de investigación, aproximadamente 162.000 se concentran como un enjambre en la densa zona central del gigantesco grupo de galaxias conocido como Abell 1689, uno de los más masivos de su clase.

El equipo internacional de astrónomos que ha hecho el hallazgo de esta colosal concentración de cúmulos de estrellas, valiéndose para ello del Telescopio Espacial Hubble de la NASA y la ESA (Agencia Espacial Europea), también ha confirmado que las aglomeraciones cósmicas de este tipo se pueden utilizar como marcadores fiables para la materia oscura.

Décadas atrás, los astrónomos se dieron cuenta de algo extraño en el cosmos: La velocidad de rotación de las galaxias y la conducta de los cúmulos de galaxias no podían ser explicados sólo por la fuerza de la gravedad asociada a la masa de las estrellas visibles o a la presencia de agujeros negros típicos. Algo más, invisible, indetectable pero sumamente potente, tenía que ejercer la fuerza requerida para provocar que la velocidad de rotación de las galaxias fuese más rápida que la esperada y provocar otros efectos anómalos parecidos captados en observaciones. Ese algo recibió el nombre de "materia oscura". Se la llama oscura porque no refleja ni absorbe la luz en forma alguna, visible o de otro tipo. Además, es extraordinariamente abundante. De hecho, se estima que esa fantasmal materia constituye más del 80 por ciento de la materia total del universo, en tanto que la materia normal representa en torno a un 15 por ciento. Sin embargo, a pesar de las abundantes pruebas de la influencia de la materia oscura, nadie ha podido observarla de modo directo.

[Img #16099]
El equipo de la astrónoma Karla Adriana Álamo Martínez, del Centro de Radioastronomía y Astrofísica (CRyA) adscrito a la Universidad Nacional Autónoma de México en Morelia, ha demostrado cómo la relación entre los cúmulos globulares y la materia oscura depende de la distancia desde el centro del grupo de galaxias. En otras palabras, sabiendo cuántos cúmulos globulares se encuentran a cierta distancia del centro del cúmulo de galaxias, es posible obtener una estimación bastante fiable de la cantidad de materia oscura allí presente.

En la investigación también han trabajado John Blakeslee del Instituto Herzberg de Astrofísica dependiente del Consejo Nacional canadiense de Investigación, y Rosa Amelia González de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Los cúmulos globulares, densos racimos de cientos de miles de estrellas, son muy a menudo los primeros "asentamientos estelares" que se establecieron en las galaxias. Contienen algunas de las estrellas más antiguas que sobreviven en el universo. Casi el 95 por ciento de la formación de cúmulos globulares se produjo hace mucho tiempo, en el periodo comprendido entre 1.000 millones de años y 2.000 millones de años después del Big Bang, la explosión ciclópea con la que se creó el universo, hace unos 13.800 millones de años según estimaciones recientes.

El cúmulo globular de estrellas en Abell 1689 es aproximadamente el doble de grande que cualquier otra población encontrada en inspecciones anteriores de cúmulos globulares. En comparación, nuestra galaxia, la Vía Láctea, aloja sólo alrededor de 150 cúmulos globulares. Además, Abell 1689 constituye el más distante de tales sistemas que haya sido estudiado a fondo hasta el momento. Está ubicado a 2.250 millones de años-luz de distancia de la Tierra.

Mirando en el interior del corazón de Abell 1689, el Hubble detectó el brillo de luz visible de 10.000 cúmulos globulares, algunos tan tenues que alcanzan la magnitud 29, que es una ínfima parte del brillo de la estrella más tenue que puede ser vista a simple vista. Sobre la base de ese número, el equipo de Blakeslee y Álamo ha hecho la estimación final de 162.000 cúmulos globulares de estrellas, concentrados en un espacio con un diámetro de 2,4 millones de años-luz.

Información adicional

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress