Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 12 noviembre 2013
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (200): Vostok (Object 1K)

Vostok (Object 1K)

Programa tripulado; País: URSS; Nombre nativo: Восток

Más allá de lograr el sueño de colocar un satélite artificial en órbita alrededor de la Tierra, el principal objetivo del soviético Koroliov siempre fue enviar un hombre al espacio, y para ello trabajó durante años, incluso antes del inicio de la era espacial.

Consciente de las dificultades de la empresa, sus primeras propuestas al respecto tuvieron que ver con lanzamientos a bordo de cohetes de limitado alcance, los cuales deberían ser enviados en vuelos verticales con un hombre a bordo. Los primeros estudios se iniciaron en abril de 1955, bajo la dirección de Nikolay P. Belov y la supervisión del propio Koroliov.

En esta línea, el 25 de junio de 1955, en su informe anual a la Academia de las Ciencias, Koroliov propuso iniciar un programa de lanzamientos suborbitales a 100 ó 200 Km de altitud con cohetes tripulados por uno o dos pasajeros. La iniciativa podría materializarse en 1956.

Una reunión el 30 de agosto de 1955 entre Koroliov, Keldysh, Mrykin y Ryabikov también sirvió para discutir este asunto, de manera que en septiembre se presentaron hasta cinco conceptos para lograr el lanzamiento vertical.

Las propuestas llegaron a diversos círculos, y en marzo de 1956, un reducido grupo de médicos soviéticos se ofrecieron como voluntarios para los posibles vuelos suborbitales a bordo de cohetes. Se trataba de especialistas que ya estaban participando en un programa de lanzamiento de perros y que habían desarrollado instrumental para él. De momento, colaborarían en el diseño de la cápsula que sería necesaria para la misión, a bordo de un misil R-2A, desde el cosmódromo de Kapustin Yar. Al mismo tiempo, los ingenieros ideaban sistemas diferentes de garantizar el retorno seguro de la cápsula. Se habló de paracaídas, rotores de helicóptero, motores cohete, alas, etc.

[Img #16586]
En noviembre de 1956, los científicos soviéticos empezaron a realizar cálculos serios sobre cómo enviar un hombre al espacio e incluso sobre qué haría falta para posar una nave en la superficie lunar. El 8 de marzo de 1957 se fundó un departamento especial (basado en el Número 9) en el seno de centro OKB-1, el cual se dedicará al desarrollo de naves espaciales lunares y tripuladas. M.K. Tikhonravov fue colocado al frente de este departamento.

El propio Tikhonravov presentó en abril de 1957 un informe titulado "Un Plan de Investigación para la Creación de Satélites Tripulados y Naves Espaciales Automáticas para la Exploración Lunar". En él se hablaba ya del que debía ser el primer satélite soviético, el Object-D, que además tendría otras dos variantes más sofisticadas, los Object-OD1 y Object-OD2. El OD-1 tenía que ser el prototipo de un satélite militar de reconocimiento, equipado con un sistema de orientación pasivo, mientras que el OD-2 (con sistema de orientación activo) transportaría una carga biológica (perros).

El envío de perros a grandes altitudes desde Kapustin Yar se convirtió en rutinario. El 16 de mayo de 1957, un misil R-2 soviético, adaptado para investigaciones geofísicas y renombrado R-2A (V-2A), efectuaba su primer vuelo llevando una carga de 2.200 Kg a unos 212 km de altitud. En esta oportunidad se transportaron los perros Ryzhaya y Damka para estudios biológicos, los cuales experimentaron seis minutos de microgravedad. La serie también sirvió para probar tecnología que después sería usada en los programas Object PS y Vostok. Un segundo vuelo se efectuó el 24 de mayo, y un tercero el 25 de agosto. Las misiones continuaron posteriormente, incluyendo algunas que utilizaron contenedores para los perros que después se usarían como modelos para el que se emplearía para llevar a la perrita Laika hasta el espacio. De hecho, cuando este animal voló el 3 de noviembre de 1957, el mundo supo que la URSS tenía en mente enviar hombres a la órbita.

[Img #16587]Eufórico por el éxito de los Sputnik, en diciembre Koroliov estableció tres grupos de diseño independientes dentro de su departamento, el OKB-1, todos ellos bajo el control de Tikhonravov, los cuales se encargarían de estudiar el problema de la construcción de sondas lunares, cápsulas tripuladas y satélites de comunicaciones. Después, el 15 de febrero de 1958, el ingeniero jefe informaba a Tikhonravov que debía ya iniciarse el desarrollo a bajo nivel de una cápsula orbital tripulada. El punto de partida sería el diseño del concepto Object-OD2, pensado originalmente sólo para transportar perros u otra carga biológica. Konstantin P. Feoktistov sería el ingeniero que se ocupase de dirigir los trabajos. El primer aspecto a considerar, a partir de marzo, será el retorno seguro de la cápsula. En este sentido, en abril se había ya optado por utilizar un sistema de paracaídas.

El diseño que Koroliov pretendía inicialmente utilizar para lanzar al primer cosmonauta, semejante a lo que será la Mercury americana, tuvo que ser abandonado en abril de 1958. Por orden gubernamental, la nave (programa OD-2) debería aterrizar en suelo soviético y no en el mar, para evitar la presencia de espías. Como además la dinámica de una cápsula cónica en la atmósfera a grandes velocidades no se comprendía todavía demasiado bien, Koroliov se vio obligado a diseñar un vehículo más sencillo, que resistiese el impacto contra el suelo y cuyo comportamiento atmosférico fuera conocido. El resultado sería una cápsula esférica poco sofisticada y muy pesada, que además sólo podría efectuar un descenso balístico a través de la atmósfera, sin posibilidad de cambiar su trayectoria. Ello provocaría  una rápida desaceleración, capaz de generar una carga de hasta 10 Gs (10 veces la fuerza de la gravedad) sobre el cosmonauta, durante más de un minuto. Por otro lado, la cápsula debería estar protegida con un escudo capaz de disipar el enorme calor producido durante el descenso (unos 2.500 a 3.500 grados C). La masa del escudo térmico necesario alcanzaría los 1.500 Kg, de modo que parte de la nave (la zona de equipos y los motores de maniobra) tendría que quedarse en órbita antes del regreso, no siendo posible instalar un sistema de propulsión que amortiguase el aterrizaje final. Debido a esta circunstancia, el piloto tendría que abandonar el vehículo antes de que éste tomase tierra, evitando así que pudiera resultar herido en el impacto. Esto sería mantenido en secreto, ya que, según las reglas de la Federación Astronáutica Internacional, un vuelo tripulado sólo sería homologado si el piloto permanecía en el interior de su nave durante todo el viaje. El cosmonauta saltaría en paracaídas a unos 7 u 8 kilómetros de altitud, expulsado por su asiento autopropulsado, y se posaría a poca distancia de su vehículo. La cápsula pesaría entre 5 y 5,5 toneladas al despegue. Una vez abandonase su órbita a unos 250 Km sobre la Tierra, podría aterrizar con una precisión de unos 100 a 170 Km.

Koroliov, como sus colegas estadounidenses, había previsto un plan suborbital tripulado previo. Pero en mayo de 1958, se decidió emprender directamente el vuelo orbital, para evitar que los americanos se hiciesen con la primicia, de claro valor propagandístico.

El 18 de agosto de 1958, el OKB-1 finalizaba un informe-resumen con todos los detalles sobre el programa tripulado Object-OD2. Se proponían tres posibles variantes, mostrando configuraciones ligeramente diferentes, pero todas usaban un compartimiento esférico para el cosmonauta y, sobre él, una sección cónica muy parecida al Sputnik-3, con la zona de equipos. Completaba el conjunto un motor para propiciar la reentrada. Las misiones podrían durar unos 10 días, la misma duración que la vida orbital, lo cual permitiría un regreso seguro incluso si no funcionara el retrocohete. El informe también incluía un plan de ensayos que incorporaba vuelos mediante cohetes R-2 y R-5, así como catapultas, misiones con perros, etc. Todo ello permitiría un lanzamiento tripulado hacia diciembre de 1960.

Precisamente, la utilización de misiles R-5, o de su variante geofísica, el R-5A (V5A), estaba siendo muy útil para obtener información sobre los efectos del viaje espacial sobre los seres vivos. El 21 de febrero, uno de estos vehículos había alcanzado una altitud de 473 Km (un récord para el sistema) transportando a bordo diversos animales, entre ellos un par de perros. Esto aportó información a los médicos sobre la experimentación de grandes aceleraciones (hasta 5 Gs) y microgravedad en los tejidos vivos. Se realizaron cuatro vuelos de este tipo hasta octubre.

Con la creación de la NASA, la agencia estadounidense se hizo cargo del programa tripulado americano, el Mercury, y ello dio carácter de urgencia a los planes soviéticos. El programa tripulado suborbital fue definitivamente abandonado para evitar perder tiempo, mientras que el programa tripulado orbital (OD-2) adquiría una mayor prioridad que el de reconocimiento fotográfico (OD-1). Finalmente, la razón aconsejó fusionar ambos, al compartir la necesidad de recuperar una cápsula procedente del espacio.

Mientras los ingenieros trabajaban, en enero de 1959 los soviéticos empezaban a delimitar las condiciones bajo las que se elegirían los futuros cosmonautas. El día 5 de ese mes, el consejo de ministros, espoleado por el proyecto Mercury, emitió el decreto 22-10ss por el cual se ordenaba la preparación de un programa orbital tripulado. Las cosas empezaban a ir en serio.

El 17 de marzo de 1959, se aprobaba el plan de desarrollo de la nave recuperable OD-2, cuyo diseño había sufrido algunos cambios: la zona de equipos cónica, originalmente situada en la zona delantera, fue rediseñada y colocada detrás de la cabina esférica. La denominación OD-2, de hecho, era abandonada y se inauguraba otra nomenclatura (Object-K, u Object Korabl) que identificará varias variantes: 1K, 2K, 3K. La primera y la tercera corresponderán al programa pilotado y la otra a la misión espía automática.

[Img #16588]
El 20 de mayo de 1959, Koroliov y Keldysh solicitaban un decreto de autorización definitivo para la puesta en práctica del programa Object-K. Emitido el día 22 y más detallado que el precedente, el decreto 569-264 trazaba el camino a seguir para su desarrollo. El 3 de julio de 1959, el centro de diseño TsNII-58 pasaba a formar parte del OKB-1. En él se fabricarían una buena parte de los elementos estructurales de la cápsula tripulada 1K (11F61). Esta tendrá una masa total de 4,73 toneladas, 2,46 de ellas pertenecientes al cubículo esférico y el resto al módulo instrumental. Su diámetro máximo alcanzaría los 2,43 metros y su altura los 4,4 metros. Por su parte, el motor de la reentrada, el TDU-1, lo fabricaría el OKB-2. En agosto, los ingenieros del OKB-1 empezaban a troquelar las planchas que darán forma a la cápsula. Además, en septiembre se iniciaba la modificación de la etapa superior del cohete 8K72 para que pudiera utilizarse para el lanzamiento de las naves tripuladas. Su motor RD-0105 pasará de 5 a 5,5 toneladas de empuje, cambiando su denominación por la de RD-0109 (RO-7 o 8D719). La nueva etapa superior resultante, unida a los escalones inferiores, dará forma a la nueva versión 8K72K.

En agosto, una vez recopilados, se habían empezado a revisar los historiales de 3.000 pilotos de la fuerza aérea soviética, en busca de candidatos válidos para el puesto de cosmonauta. El 3 de septiembre de 1959 se iniciaron las entrevistas con los candidatos, sin que éstos supieran todavía cuál era la verdadera naturaleza de la misión. Unos 200 hombres pasaron la primera criba y fueron enviados al hospital militar Bordenko, en Moscú, a partir del 3 de octubre, para una intensa revisión médica. A finales de año, serían una veintena los que quedasen a la espera de una resolución.

El 25 de febrero de 1960, Nikolay Kamanin aprobaba la lista definitiva de los candidatos a cosmonauta. Esta estaba compuesta por los siguientes nombres: Ivan N. Anikeyev, Pavel I. Belyayev, Valentin V. Bondarenko, Valeriy F. Bykovskiy, Valentin I. Filatev, Yuriy Gagarin, Viktor V. Gorbatko, Anatoliy Y. Kartashov, Yevgeniy V. Khrunov, Vladimir M. Komarov, Aleksey A. Leonov, Grigoriy G. Nelyubov, Andrian G. Nikolayev, Pavel R. Popovich, Mars Z. Rafikov, Georgiy S. Shonin, German S. Titov, Valentin S. Varlamov, Boris V. Volynov y Dmitriy A. Zaykin. Sus edades estaban comprendidas entre los 23 y los 32 años. Su experiencia como pilotos era escasa, pero ello no era importante, ya que la cápsula que emplearían sería prácticamente automática. Entre febrero y junio, todos los hombres pasarán nuevas revisiones médicas y después se incorporarán al centro de entrenamiento, donde se iniciarán las clases específicas el 14 de marzo, en el aeropuerto de Khodyna. Se trataba principalmente de clases teóricas relacionadas con la aeronáutica y la medicina, que se verían pronto aumentadas con otras más interesantes realizadas por algunos de los ingenieros y expertos del centro de diseño de Koroliov.

[Img #16589]
Con todos los elementos casi listos, en abril de 1960 los ingenieros del OBK-1 finalizaban el plan preliminar de la cápsula 1K. El programa había empezado a ser denominado "Vostok" (Este).

Y por fin, el 15 de mayo de 1960, se llevaba a cabo el primer lanzamiento de una cápsula 1K. Tras los ensayos suborbitales de enero, que enviaron a los prototipos de la nave Vostok a través de un arco de más de 1.000 kilómetros de altitud y a 10.000 kilómetros de distancia, sobre el océano Pacífico, había llegado el momento de llevarla hasta la órbita y probar sus sistemas en un ambiente ingrávido.

La primera versión orbital (Vostok-A) consistía en una cápsula no recuperable, sin escudo térmico para resistir la reentrada pero dotada del motor de frenado TDU-1, una de las incógnitas de la misión. La misión de la cápsula experimental, llamada 1KP, debía reproducir todos los pasos de la versión tripulada, excepto la reentrada controlada. Tanto si el TDU-1 funcionaba bien como si no, la nave se destruiría al penetrar en la atmósfera, evitando así el peligro de que cayese en manos de una nación enemiga.

Uno de los principales objetivos sería probar el sistema de orientación automático Chaika, necesario para mantener correctamente dirigido al vehículo durante su estancia en órbita y, sobre todo, durante el funcionamiento del TDU-1.

Carente de sistema de soporte vital, la cápsula tampoco llevará el asiento eyectable en el que iría atado el cosmonauta, pero sí una maqueta de parecidas propiedades físicas para acrecentar el realismo. A diferencia de sus sucesoras, la 1KP contará con un par de pequeños paneles solares Luch, de aspecto semicircular y unidos a un mástil en la cúspide del módulo de descenso, para comprobar si este sistema resultaba más efectivo que las baterías.

Dejando aparte estas variaciones de diseño, las dimensiones de la cosmonave eran idénticas a las de la que emplearían los cosmonautas. Pensada para un solo ocupante y hasta diez días en órbita, la Vostok medía 4,4 metros de altura y 2,4 metros de diámetro, ambos valores máximos. Se hallaba dividida en dos partes: el módulo de servicio y la cápsula de descenso (Sharik). El primero contenía el motor de frenado TDU-1, que consumía óxido nitroso y amina, así como un sistema auxiliar para correcciones mediante nitrógeno a presión. Tenía 2,3 metros de alto y 2,4 metros de diámetro. La Sharik, en cambio, era una esfera de 2,3 metros de diámetro con una masa aproximada de 2.460 Kg que se orientaba por su centro de gravedad.

[Img #16590]El lanzamiento de la 1KP se efectuó con éxito desde Baikonur mediante un cohete 8K72 (aún no era necesaria la versión 8K72K), después de varios retrasos debido a la ausencia de un sistema Chaika funcional. Occidente la bautizó como Sputnik-4, aunque los soviéticos la llamaron Korabl-Sputnik (Nave Espacial). En su órbita de 312 por 368 Km, la 1KB se comportó bastante bien, completando los ensayos de los subsistemas eléctrico y de provisión de energía. La misión debía durar cuatro días, con una reentrada destructiva planeada para el 19 de mayo. Sin embargo, el sistema de orientación Chaika, cuyo sensor infrarrojo no actuó correctamente, empezó a causar problemas. Se habló de utilizar un sensor de reserva (solar), pero el sistema, a través de órdenes a las toberas alimentadas por nitrógeno a presión, acabó por orientar de forma incorrecta a la cosmonave. El programa automático siguió su curso, y en la órbita 64 el motor TDU-1 se activó durante 26 segundos. Debido a su orientación errónea, la acción no provocó la reentrada sino un incremento en la altitud orbital, que pasó a ser de 307 por 690 Km.

La 1KP, que se desmembrará en sus dos secciones, simulando el descenso atmosférico, transmitió durante ocho días y acabó reentrando de forma natural varios años después, el 15 de octubre de 1965.

Moderadamente optimistas, el 23 de junio de 1960, el consejo de ministros soviético aprobaba con un decreto (715-296) el plan espacial de desarrollo propuesto por Koroliov para 1960-1967. Nuevos cohetes y avances diversos permitían hablar ya de nuevos proyectos tripulados: Object-KS (para misiones militares principalmente), Object-KL (para misiones lunares), y Object-KMV (para vuelos de circunnavegación de Marte y Venus). Se planteaban incluso acoplamientos en el espacio.

La siguiente misión Korabl-Sputnik no tardaría mucho en llevarse a cabo. Tras un estudio detallado de la telemetría de la misión 1KP, Koroliov creyó disponer de suficiente información para resolver todos los problemas encontrados, de modo que se programaron cuatro misiones de la versión recuperable de la cápsula (1K o Vostok-B). A diferencia de su predecesora, poseerían un escudo térmico para resistir la reentrada atmosférica, así como un sistema de destrucción a distancia y automático en caso de que su descenso se desviase hacia un punto alejado de la URSS. Su principal característica, sin embargo, sería la inclusión, por primera vez, de pasajeros biológicos. La primera cápsula, en efecto, incluiría a los perros Chaika y Lisichka, que se encontrarían a bordo junto a otros animales y plantas.

La misión, sin embargo, se desarrolló de forma dramática. Apenas 19 segundos después del lanzamiento, el 28 de julio de 1960, uno de los cuatro aceleradores (Blok G) empezó a tener problemas: sus motores se incendiaron y se pararon, y el cohete se desvió de su ruta. Finalmente, el acelerador se desprendió y el vehículo perdió totalmente el control. Acabó estallando a los 28,5 segundos de vuelo. La cápsula con los perros se separó pero éstos perdieron la vida debido a la explosión.

Ante la gravedad de la situación, Koroliov ordenó a sus ingenieros estudiar qué alternativas existían para dotar al vehículo de un sistema de escape que permitiese salvar al cosmonauta en un caso como aquel. No obstante, todas las opciones propuestas por Tikhonravov y sus hombres (en agosto) resultaron ser demasiado pesadas y debieron ser abandonadas.

Intentado recuperarse del desastroso lanzamiento inaugural de la versión recuperable de la cápsula 1K, Koroliov y su equipo prepararon el segundo ejemplar de este vehículo. En esta ocasión, serán los perros Belka y Strelka quienes viajarán a bordo, junto a 40 ratones, dos ratas, plantas, semillas, frutas, insectos y otros seres vivos. Los canes, la carga biológica más importante, serían controlados desde tierra mediante un par de cámaras.

Después de un retraso de cuatro días debido a problemas técnicos en el lanzador, la cosmonave de 4.600 Kg partió el 19 de agosto de 1960 hacia el espacio. La misión, que se situó en una órbita de 297 por 324 Km, sólo debía durar 24 horas, pero los médicos sabían que eran aún muchas las incógnitas a resolver. De hecho, una vez en órbita, los perros (observados desde el centro de control) no parecían mostrar señales de vida, aunque la telemetría indicase lo contrario. La explicación era muy sencilla: se habían visto afectados por el posteriormente famoso mareo espacial. Unas órbitas más tarde, Belka acabó vomitando y los médicos, asustados, recomendaron que el primer vuelo tripulado por un hombre quedase limitado a una única órbita.

[Img #16591]
Pero si exceptuamos este contratiempo inesperado, la misión se desarrolló con cierta normalidad. Por ejemplo, se realizaron algunos experimentos y mediciones sobre la radiación cósmica. Los problemas vendrían después, cuando se empezaron a preparar los sistemas para el regreso. Al igual que ocurriera con la primera Korabl, el sistema de orientación principal infrarrojo falló, y la cápsula tuvo que orientarse para el frenado con la ayuda del sistema secundario, el sensor solar. En la órbita 18, el motor retrocohete fue accionado y se inició el descenso. A la altitud prevista, el asiento eyectable fue expulsado con los perros y demás especímenes.

Tanto éstos como la propia cápsula se posaron gracias a su paracaídas, a tan sólo 10 Km del punto programado. Tras 26 horas de vuelo, Belka y Strelka hacían historia para la URSS. Los soviéticos no sólo habían igualado la hazaña americana del Discoverer-13 apenas unos días después de que ésta se produjera, sino que la habían superado al devolver sanos y salvos a varios animales vivos, después de un fascinante viaje espacial.

La siguiente misión ocurriría algún tiempo después de la desastrosa catástrofe que supuso la explosión de un misil R-16, en octubre, donde murieron muchas personas en la zona de lanzamiento. Aún afectados por lo ocurrido, el 1 de diciembre de 1960 los técnicos lanzaban la tercera cápsula 1K. El objetivo principal sería colocar al nuevo vehículo en la misma órbita baja que utilizaría el primer cosmonauta, una altitud adecuada para garantizar un retorno seguro incluso si fallaba el retrocohete.

A bordo viajó la habitual carga biológica, dos perros (Pchelka y Mushka), así como ratones, plantas y algunos tipos de insectos. También se había incluido un sistema que transmitía información sobre su estado a la Tierra, y un ordenador mejorado para controlar el vuelo, así como experimentos para observar la radiación cósmica. Se había retirado finalmente el sistema de orientación infrarrojo, ya que no había funcionado bien durante las anteriores misiones.

[Img #16592]El despegue desde Baikonur se desarrolló sin dificultades, y la cosmonave quedó situada en la órbita prevista (166 por 232 Km). El vuelo debía durar 24 horas, de modo que se sucedieron las comunicaciones entre el vehículo y la estación de seguimiento. Una vez completado el programa orbital, se ordenó la ignición del retrocohete TDU. Sin embargo, la telemetría indicó que éste funcionó menos tiempo del previsto, lo que provocó un desplazamiento del punto de reentrada. El descenso, más lento, se prolongó durante una órbita y media, más tiempo que el previsto en el sistema de autodestrucción instalado a bordo, de modo que éste, al no detectar la reentrada en el tiempo máximo establecido, actuó sobre el módulo de descenso del Korabl-Sputnik-3, ya separado del resto de la nave, que estalló sobre la atmósfera. La explosión acabó con sus pasajeros vivos justo cuando estaban iniciando el descenso final. Los soviéticos sólo anunciaron que el vehículo se quemó durante la reentrada debido a un error de orientación.

La última cápsula Vostok-1K ensayaría por primera vez la variante del cohete lanzador que se usaría junto a la cosmonave tripulada. Siendo esta última más pesada, el vector 8K72K estará dotado de una etapa superior de mayor empuje. Además, a bordo de la cápsula viajarían los perros Kometa y Shutka. Sin embargo, durante el funcionamiento de la etapa superior, tras el lanzamiento el 22 de diciembre de 1960, ésta lo hizo menos tiempo del esperado, apagándose a los 425 segundos del inicio de la misión.

[Img #16593]La telemetría indicó un fallo terminal en el generador de gas del motor RO-7. La trayectoria se tornó pues suborbital y el sistema de emergencia entró en acción. La cápsula se separó del cohete y, tras alcanzar unos 214 Km de altitud, abrió sus paracaídas consiguiendo posarse en un lugar inhóspito de Siberia, a 3.500 Km de distancia de Baikonur. Las fuerzas de rescate localizaron la baliza de la cápsula, pero no llegaron al punto de aterrizaje hasta dos días después. Ante el peligro de que el sistema de destrucción automático, que debía actuar a las 60 horas, pudiese estallar, los hombres tuvieron que aproximarse con mucha precaución. De hecho, el plazo se superó, pero los explosivos no llegaron a funcionar, al parecer porque el cable conectado al cronómetro se había quemado durante el descenso. Los expertos también descubrieron que el asiento eyectable con los perros aún seguía en el interior de la nave, ya que chocó contra la escotilla antes de que se abriera y no pudo salir. Aún vivos, los perros pudieron ser recuperados por fin y llevados a Moscú el 26 de diciembre. La cápsula tendría que esperar mucho más, debido a las dificultades que implicaba su arrastre a través de la compacta nieve.

La misión, que no fue anunciada a la prensa, había demostrado que el sistema tenía aún varios fallos. Además de los mencionados, durante el aborto, los dos módulos de la Vostok 1K no se separaron (sólo lo hicieron debido al roce de la atmósfera). Las futuras pruebas deberán efectuarse a pesar de todo con la nueva versión Vostok 3K, pensada para los cosmonautas.

Nombres

Lanzamiento

Hora (UTC)

Cohete

Polígono

Identificación

Korabl-Sputnik-1 (Vostok-1P) (1KP) (Sputnik-4)

15 de mayo de 1960

00:00:05

8K72 (L1-11)

NIIP-5 LC1

1960-Epsilon 3

Korabl-Sputnik (Vostok-1 No. 1) (1K-1)

28 de julio de 1960

09:31

8K72 (L1-10)

NIIP-5 LC1

-

Korabl-Sputnik-2 (Vostok-1 No. 2) (1K-2) (Sputnik-5)

19 de agosto de 1960

08:44:06

8K72 (L1-12)

NIIP-5 LC1

1960-Lambda 1

Korabl-Sputnik-3 (Vostok-1 No. 3) (1K-3) (Sputnik-6)

1 de diciembre de 1960

07:30:04

8K72 (L1-13)

NIIP-5 LC1

1960-Rho 1

Korabl-Sputnik (Vostok-1 No. 4) (1K-4)

22 de diciembre de 1960

07:45:19

8K72K (L1-13A)

NIIP-5 LC1

-


[swf object]
[swf object]








Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress