Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 2 diciembre 2013
Geología

Descubren vestigios de un complejo ecosistema de 3.500 millones de años atrás

El ecosistema detectado data de una época remota del pasado de la Tierra, no mucho después de cuando surgió la primera forma de vida del planeta.

La reconstrucción de la aparición de la vida en la Tierra, hace cerca de 4.000 millones de años, es un gran desafío. Las rocas sedimentarias más antiguas de la Tierra, donde podrían encontrarse algunas huellas de ese capítulo tan trascendental de la historia del planeta, no sólo son poco comunes, sino que también casi siempre han sido alteradas por la actividad hidrotermal y tectónica.

Un nuevo estudio realizado por un equipo que incluye a Nora Noffke y Robert Hazen, del Instituto Carnegie de Ciencia, en Washington, D.C., ha revelado los vestigios bien conservados de un ecosistema complejo en una roca sedimentaria de cerca de 3.500 millones de años de edad, en Australia.

La zona de Pilbara en el sector oeste de Australia constituye una de las pocas regiones geológicas del mundo que permiten atisbar la evolución temprana de la vida. Ya se habían descrito científicamente microfósiles de bacterias así como vestigios de otras clases, pero un fenómeno, conocido como estructuras sedimentarias inducidas por microbios, no había sido visto antes en esta región. Esas estructuras se forman a partir de "alfombras" microbianas (superficies colonizadas y modificadas por microorganismos), de un modo no muy diferente a como las típicas "alfombras" bacterianas verdes de la actualidad flotan en la superficie de aguas estancadas y malolientes.

El equipo de investigación ha examinado y descrito científicamente varias estructuras sedimentarias inducidas por microbios, preservadas en la Formación Dresser, situada en la citada zona de Pilbara. Análisis químicos avanzados apuntan hacia un origen biológico del material.

[Img #16957]
Algunas de las estructuras que se aprecian en la superficie de esta roca antiquísima, de casi 3.500 millones de años, son de origen biológico. Hallar rasgos similares en rocas de Marte podría significar que Marte albergó vida microbiana en el pasado, y que quizá todavía la acoge en el subsuelo. (Foto: Nora Noffke)

Los fósiles de las estructuras sedimentarias microbianamente inducidas en la formación Dresser se parecen mucho en la forma y en la preservación a las estructuras sedimentarias del mismo tipo descubiertas en muestras de rocas más jóvenes, como por ejemplo las que Noffke y sus colegas encontraron en África del Sur y que dan fe que allí existió un ecosistema microbiano hace 2.900 millones de años.

Por tanto, todo apunta a que la misma clase de microorganismos que formaron ese ecosistema arcaico en África ya existían hace unos 3.500 millones de años.

El equipo de investigación cree que las estructuras sedimentarias surgieron de las interacciones de las películas microbianas con sedimentos costeros de la región. Las estructuras contienen rasgos que pueden dar datos reveladores sobre cuáles eran las condiciones antiguamente, y lo que los microbios componentes de las biopelículas eran capaces de hacer.

Uno de los objetivos de exploración de los robots enviados a Marte es precisamente detectar la presencia, si es que existen allí, de estructuras sedimentarias microbianamente inducidas. Lo descubierto en el nuevo estudio también puede servir para hacerse una idea de qué clase de rasgos delatadores hay que buscar en rocas marcianas, y cuáles podrían ser los sitios más propensos a albergar estas estructuras, todo ello, naturalmente, suponiendo que las condiciones en Marte hubieran sido en un pasado remoto lo bastante parecidas a las que reinaban en la Tierra hace tres mil millones de años, hasta el punto de que la vida marciana surgida entonces tuviera suficientes similitudes con la que existió en la Tierra en aquella época.

En la investigación también han trabajado Daniel Christian de la Universidad de Old Dominion en Norfolk, Virginia, Estados Unidos, así como David Wacey de la Universidad de Australia Occidental.

Información adicional

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress