Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Martes, 17 diciembre 2013
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (223): Almacenamiento de propergoles

Almacena-
miento de
propergoles


Ingeniería

Los cohetes utilizan propergoles para generar la energía propulsiva, mediante la combustión, que necesitarán para ascender y alcanzar las velocidades previstas. Se trata de un proceso extremo, térmicamente exigente y económicamente costoso. Debido a ello, los científicos han buscado combustibles y comburentes cuya combinación extraiga la mayor cantidad posible de energía aprovechable. Además, deben ocupar lo menos posible, para reducir al máximo el peso del cohete. Dado que en la práctica los propergoles elegidos son corrosivos o están a muy bajas temperaturas (para mantenerlos en un estado líquido, mucho menos voluminoso que en su habitual estado gaseoso), los ingenieros han tenido que idear tanques o depósitos adecuados que sean capaces de soportar durante períodos de tiempo relativamente largos tales agresiones. El almacenamiento de los propergoles, por tanto, ha sido un problema de primer orden, de cuya resolución ha dependido el éxito de la cohetería desde sus primeros tiempos.

Existen propergoles líquidos, como el queroseno, que no son particularmente difíciles de manipular, pero incluso así, debe tenerse en cuenta su densidad y masa para que, una vez dentro del cohete, no desplacen su centro de gravedad y lo hagan inestable durante el ascenso, cuando los depósitos se van vaciando poco a poco. De hecho, de forma habitual, los tanques del combustible y del comburente son montados uno encima del otro, y no uno junto al otro, ya que su diferente densidad (y peso) y ritmo de vaciado podrían desestabilizar el vehículo. En este caso, el depósito de combustible suele ser situado en la parte superior, y el del comburente, en la inferior. Ello permite desplazar el centro de gravedad hacia adelante y facilita la gobernabilidad del vector durante su funcionamiento.

[Img #17228]Otra característica importante del almacenamiento tiene que ver con las temperaturas. El queroseno, por ejemplo, es líquido a temperatura ambiente, pero el oxígeno líquido, su comburente, debe mantenerse a bajísimas temperaturas para que se mantenga en ese estado. Por ello, un tanque de oxígeno líquido debe ser térmicamente aislado, para evitar que se caliente y el comburente pierda su densidad óptima. Lo mismo ocurre con combustibles como el hidrógeno líquido.

Además, a medida que ambos son consumidos por los motores, su lugar en los depósitos debe ser ocupado por un gas inerte (habitualmente helio a presión), que ayudará a empujarlos y evitará que se cree un vacío dificultando su circulación. Justamente, durante los instantes previos al lanzamiento, los tanques deben mantenerse presurizados y llenos, compensando la tendencia a evaporarse de los propergoles criogénicos.

Las instalaciones de tierra que almacenan los propergoles que se introducirán en el cohete son igualmente un reto tecnológico. Suelen ser grandes depósitos en forma de esfera o cilíndricos, que liberarán sus contenidos gracias a la acción de bombas especiales. Tanto éstas como válvulas y tuberías deben poder resistir durante mucho tiempo su presencia.

Cuando los propergoles son muy corrosivos, como los derivados de la hidracina, sus tanques deben estar especialmente protegidos. Pero una vez solucionado esto, pueden permanecer durante mucho tiempo en su interior, a la espera de ser utilizados, mientras que los criogénicos estropearían los depósitos en poco tiempo, por lo que sólo son cargados poco antes del despegue. Si este último se retrasa, serán vaciados de nuevo por seguridad.

[Img #17227]
Los satélites y sondas también transportan propergoles para sus motores químicos de maniobra, frenado, etc. Para llenar sus tanques, sobre todo en el caso de sustancias tóxicas, se emplean salas especiales y personal protegido con trajes herméticos con suministro de oxígeno.

Los combustibles sólidos son mucho menos peligrosos y es más fácil manipularlos. Sin embargo, una chispa inadvertida puede encenderlos y crear un desastre, por lo que los especialistas también van con mucho cuidado. En la práctica, se trata de material explosivo, y como tal se le manipula.

[swf object]






Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress