Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Miércoles, 15 enero 2014
Biología

Nuestras pupilas se contraen o dilatan cuando imaginamos un resplandor o la oscuridad

Según una nueva investigación, recrear en nuestra imaginación la escena de un día soleado o la del cielo nocturno hace variar el tamaño de nuestras pupilas, como si reaccionasen a condiciones reales de iluminación parecidas a las imaginadas.

Este hallazgo sugiere que el tamaño de nuestras pupilas no es simplemente una respuesta mecánica, sino que también depende de la percepción subjetiva del brillo.

El equipo de Bruno Laeng y Unni Sulutvedt, ambos de la Universidad de Oslo en Noruega, llevó a cabo una serie de experimentos en los que se monitorizó el tamaño de las pupilas mediante un dispositivo de observación ocular y seguimiento de los movimientos de los ojos.

Inicialmente, a los participantes se les pidió que miraran una pantalla en la que aparecían triángulos con diferentes niveles de brillo. Cuando después se les pidió que visualizaran en su mente dichos triángulos, las pupilas de los participantes variaron en tamaño en correspondencia con el brillo original del triángulo. Cuando imaginaban triángulos brillantes, sus pupilas eran más pequeñas, mientras que al imaginar triángulos oscuros, sus pupilas eran más grandes.

[Img #17709]
La nueva investigación revela que recrear en nuestra imaginación la escena de un día soleado o la del cielo nocturno hace variar el tamaño de nuestras pupilas, como si reaccionasen a condiciones reales de iluminación parecidas a las imaginadas. (Imagen: Amazings / NCYT / MMA / JMC)

En una serie de experimentos adicionales, los investigadores comprobaron que las pupilas de los participantes también cambiaron de diámetro al imaginar estos un cielo soleado, una habitación oscura, o un rostro al sol en comparación con uno a la sombra, como si se prepararan para observar tales cosas de verdad.

Los experimentos demostraron además que estos resultados no se deben a cambios voluntarios del tamaño de la pupila o a diferencias en el esfuerzo mental necesario para imaginar situaciones.

Información adicional





Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress