Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Jueves, 23 enero 2014
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (246): ALT

ALT

Programa; País: EEUU; Nombre nativo: Approach and Landing Tests

Considerado la máquina más compleja diseñada hasta ese momento, el transbordador espacial de la NASA, o Space Shuttle, se diferenciaría de sus antecesores tripulados en un aspecto crucial: llevaría astronautas a bordo ya en su primer vuelo al espacio. Para certificar su seguridad y buen comportamiento en todos los regímenes, sería pues necesaria una larga serie de pruebas y ensayos previos, tanto en tierra como en el aire.

En lo que se refiere al aterrizaje, el programa organizado por la agencia incluiría cuatro tipos de pruebas, que se llevarían a cabo con el primer vehículo capaz de volar, el OV-101, después bautizado como Enterprise. Las citadas pruebas consistirían en desplazamientos a lo largo de pistas de aterrizaje (a muy baja velocidad), para demostrar el buen funcionamiento de los frenos; vuelos cautivos inertes sobre un avión modificado 747, para comprobar la estabilidad aerodinámica de la combinación (el 747 o SCA se emplearía habitualmente para transportar a los transbordadores de un lado a otro del país); vuelos cautivos activos sobre el 747, pero con astronautas a bordo; y vuelos en descenso libre (el Shuttle se separaría del avión y practicaría el aterrizaje, gobernado por dos pilotos). La NASA asignó varios ensayos a cada categoría.

[Img #17860]
El 16 de diciembre de 1975, la agencia anunció que, en particular, las pruebas de aterrizaje (SALT, Shuttle Approach and Landing Tests) deberían iniciarse en el mes de abril de 1977. Mientras, la compañía constructora, Rockwell, entraba en la recta final de la construcción del Enterprise. El ensamblaje finalizó oficialmente el 12 de marzo de 1976, y tres días después se emprendían los chequeos funcionales de todos los sistemas.

Tras una serie de pruebas horizontales y verticales de vibración, el Enterprise realizó por primera vez una salida al exterior de la factoría de Rockwell el 17 de septiembre de 1976. El vehículo fue presentado al numeroso público asistente durante una ceremonia histórica.

Mientras proseguían las tareas de construcción del transbordador Columbia (OV-102) y del STA-099 (futuro Challenger), el Boeing 747 modificado para transportar al Enterprise era entregado a la NASA en enero de 1977. Sin embargo, el primer viaje del orbitador se efectuaría por tierra (31 de enero de 1977), desde Palmdale hasta el Dryden Flight Research Center, en Edwards, donde le esperaba el SCA.

Ambos vehículos quedarían unidos el 8 de febrero, lo que implicó varias mediciones sobre vibraciones, reparto de masas, etc. El día 15, se efectuaron tres pruebas de movimiento a baja velocidad por la pista.

[Img #17861]
A continuación comenzaría la serie de vuelos cautivos y libres, con y sin tripulación, en el marco del programa SALT, más habitualmente denominado ALT (Approach and Landing Tests), dedicado a ensayar los aterrizajes. La participación del 747/SCA sería necesaria debido a que la NASA tuvo que cancelar el desarrollo de una versión del Enterprise equipada con motores que permitiesen un despegue autónomo.

Entre el 18 de febrero y el 2 de marzo se realizaron cinco vuelos cautivos, con el Enterprise unido en todo momento al Boeing 747, con un cono aerodinámico cubriendo los motores traseros y sin hombres en su interior. Esto permitiría verificar la estabilidad aerodinámica del conjunto y abrir paso a la intervención humana a bordo del orbitador. El primer vuelo, de 2 horas y 5 minutos de duración, se llevó a cabo con Fitzhugh Fulton Jr. y Thomas McMurtry a los mandos del SCA. Se alcanzaron 28.565 pies de altitud, sin que la presencia del Enterprise sobre el enorme avión implicara ningún problema para su gobierno. Durante los siguientes viajes se ensayaron diversas situaciones de emergencia, como la falta de motores, los días 22 de febrero (3 horas y 13 minutos), 25 de febrero (2 horas y 28 minutos), y 28 de febrero (2 horas y 11 minutos). El último vuelo, el 2 de marzo, tuvo una duración de 1 hora y 39 minutos, confirmando que el comportamiento aerodinámico del conjunto era más que correcto.

La siguiente fase se iniciaría el 18 de junio y contemplaría la presencia de pilotos a bordo del Enterprise, pero aún sin que éste fuera liberado. Los astronautas Fred Haise y Gordon Fullerton viajaron verificando el funcionamiento de un Enterprise con todos los sistemas en marcha. Entre otras tareas, los pilotos movieron las superficies aerodinámicas del vehículo. El vuelo duró 55 minutos.

El segundo vuelo cautivo se llevó a cabo el 28 de junio y duró 1 hora y 2 minutos. John H. Engle y Richard H. Truly estuvieron a los mandos del transbordador, y simularon el ascenso y la maniobra que daría paso a la separación respecto al 747. Además, los astronautas activaron sistemas relacionados con el aterrizaje, como el autopiloto, alerones, el movimiento de los timones de profundidad, etc., y recorrieron una trayectoria semejante a la necesaria para posarse en la pista.

El tercer y último vuelo cautivo se realizó el 26 de julio, de nuevo con Haise y Fullerton, y duró 59 minutos. Se repitieron algunas maniobras, y se añadieron otras, incluyendo la apertura del tren de aterrizaje, una vez el SCA alcanzó la pista y se detuvo en el lugar previsto. Ante la positiva evolución de las pruebas, se cancelaron las dos últimas antes de proceder con los vuelos libres.

[Img #17862]
Estos se iniciaron el 12 de agosto. El Enterprise fue provisto con el cono aerodinámico y situado a la altitud adecuada por el SCA, desde donde Haise y Fullerton esperarían la separación. Cuando el Boeing bajó el morro conforme a lo programado, se soltaron los cierres explosivos que mantenían unido el transbordador al avión, y el Enterprise se vio en vuelo libre. Haise lo dirigió ligeramente hacia la derecha para evitar un impacto con el 747, y ya en su propia ruta, lo dirigió hacia la pista 17 de la base de Edwards, realizando durante la trayectoria varias maniobras a un lado y otro para comprobar el comportamiento del vehículo. Por fin, con el tren de aterrizaje en su sitio, el Enterprise tomó tierra con total normalidad, finalizando su viaje de 5 minutos en solitario. Los dos astronautas manifestaron su completa satisfacción ante el comportamiento de la astronave.

El segundo vuelo libre ALT se llevó a cabo el 13 de septiembre con Engle y Truly, y duró el mismo tiempo que el precedente. En esta ocasión, las maniobras fueron más amplias, y se ensayaron ligeros cambios de dirección durante el movimiento sobre la pista.

El tercer vuelo, con Haise y Fullerton, duró también 5 minutos, el 23 de septiembre. Se introdujo por primera vez la acción del autopiloto, que dirigió el planeo hasta cierta altitud gracias a los cálculos de los ordenadores de a bordo. Un cuarto vuelo previsto, aún con el cono aerodinámico instalado, fue cancelado debido al buen funcionamiento del vehículo. Así pues, el cuarto salto vería ya al Enterprise tal y como se encontraría procedente del espacio, con los motores traseros expuestos a la presión aerodinámica de la atmósfera. Se realizó el 12 de octubre, con Engle y Truly como pilotos, y concluyó en apenas 2 minutos. Sólo hubo algunos problemas con el sistema de señales de ayuda aérea, y con los ordenadores.

Por fin, durante el quinto y último vuelo, el 26 de octubre de 1977, Haise y Fullerton repitieron la experiencia, aumentando la dificultad de las maniobras y comprobando el perfecto planeo del vehículo durante 2 minutos. Más difícil fue el aterrizaje propiamente dicho, cuando se comprobó que el Enterprise bajaba demasiado deprisa. Los astronautas aplicaron algunas medidas correctoras, pero aún y así, el vehículo tomó tierra demasiado rápido y volvió a levantarse unos metros hasta volver a posarse y detenerse en la pista. En vista de lo ocurrido, los ingenieros establecieron nuevos protocolos de utilización de los mandos de control, pero el problema no aconsejó realizar otro vuelo de prueba. En enero de 1978, la NASA anunciaba la finalización del programa ALT.

Durante el mes de noviembre, el Enterprise, con el cono aerodinámico instalado, fue transportado en varias ocasiones para simular el transporte del vehículo de un lado a otro del país. De hecho, en marzo de 1978, fue trasladado al centro Marshall para varias pruebas de vibración. Su definitiva transformación en nave espacial, sin embargo, fue cancelada, y el Enterprise fue llevado a Florida para participar en otros ensayos.

[swf object]
[swf object]
[swf object]

[swf object]






Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress