Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Tienes activado un bloqueador de publicidad

Intentamos presentarte publicidad respetuosa con el lector, que además ayuda a mantener este medio de comunicación y ofrecerte información de calidad.

Por eso te pedimos que nos apoyes y desactives el bloqueador de anuncios. Gracias.

Continuar...

Lunes, 17 febrero 2014
Astronáutica

Gran Enciclopedia de la Astronáutica (262): Pegasus

Pegasus

Satélite; País: EEUU; Nombre nativo: Pegasus

El desarrollo del cohete que debía conseguir para Estados Unidos el liderazgo en materia de lanzamientos espaciales frente a la URSS, el Saturn, se llevaría a cabo de forma relativamente rápida. Su potencial de carga sería muy superior a cualquier otro vehículo americano, permitiendo llevar al espacio satélites más pesados y complejos. Con el paso de los meses, el Saturn y sus derivados se verían casi completamente comprometidos con el programa Apolo, y algunas de sus versiones serían abandonadas en favor de aquellas pensadas únicamente para este último. Sin embargo, durante la fase inicial de desarrollo, varios Saturn, que probarían estructuras, motores y procedimientos, quedarían disponibles para ser usados en misiones de interés para la NASA.

Con el programa Apolo en marcha, una de las preocupaciones de los ingenieros sería el peligro que los micrometeoritos podrían suponer para los satélites y las futuras naves tripuladas. Debido a ello, el Marshall Space Flight Center, responsable del Saturn, propuso en 1962 lanzar un satélite dedicado a la detección de estos objetos y a verificar su capacidad de penetración en placas de aluminio de diferentes grosores, algunas de las cuales podrían ser usadas en la construcción de los vehículos espaciales. El satélite tendría grandes dimensiones y sería pesado, de modo que sería una carga ideal para el Saturn, durante alguno de sus vuelos de prueba. Se estimaba que dispondría de un par de “alas” extensibles, que proporcionarían más de 185 metros cuadrados de superficie detectora, comparados con los apenas 2,3 metros de los que dispuso el Explorer-16, que voló ese mismo año. Sólo con una amplia superficie podría aumentarse el número de oportunidades de impacto, y en base a ello, efectuar cálculos de tamaño, número y velocidad de la población próxima a la Tierra.

[Img #18275]
La dirección de la NASA aprobó la propuesta y el 30 de diciembre de 1962 solicitó diseños a la industria. Finalmente, el 5 de febrero de 1963, la agencia entraba en negociaciones con la compañía Fairchild para la construcción de dos satélites para la detección de micrometeoritos. El 4 de marzo se firmaba el contrato del llamado Micrometeoroid Detection Satellite. A finales de año, además, la NASA evaluaba la posibilidad de encargar un tercer vehículo, dada la disponibilidad del Saturn SA-10, ya que se canceló la posibilidad de usar el Saturn-I para vuelos tripulados. En abril de 1964, en efecto, se aprobaba el tercer satélite, y se encargaba a la compañía Martin un estudio sobre un posible vehículo avanzado, que pudiera lanzarse con un cohete Saturn-IB-Centaur en rutas lunares o interplanetarias. El 21 de julio, el MDS fue bautizado oficialmente como Pegasus.

El Pegasus poseería un aspecto cilíndrico en su parte central, y dispondría de una estructura telescópica en su zona delantera a la que estarían unidas las dos alas detectoras, ambas plegadas durante el despegue. Tendrían un total de 208 paneles, cada uno de 0,5 por 1 metros, fabricados con dos láminas de aluminio separadas por 25 milímetros de espuma plástica. Una capa adicional haría las veces de detector eléctrico, enviando una señal durante cada impacto. Las láminas de aluminio tenían un grosor variable. Un total de 8 paneles tenían un grosor de 0,381 mm, 17 de 0,2032 mm, y 183 de 0,4064 mm.

El Pegasus sería colocado en órbita pero permanecería unido a la segunda etapa del Saturn. Además, viajaría con una maqueta de la cápsula Apolo. De este modo, el satélite (junto a la segunda etapa) tenía una longitud total de 22 metros, y una envergadura, de punta a punta de sus alas, de 29 metros (éstas tenían una anchura de 4,3 metros).  Disponía en su zona central de paneles solares, así como de todos los equipos necesarios para el funcionamiento del vehículo. El Pegasus pesaba 2.675 Kg, pero el conjunto completo, incluyendo el sistema de propulsión, alcanzaba las 10,5 toneladas.

[Img #18276]
El primer Pegasus fue lanzado el 16 de febrero de 1965. Voló en el Saturn-I SA-9, desde Cabo Cañaveral, acompañado por una maqueta de la nave Apolo (BP-16). Una vez en el espacio, se convirtió en el satélite más grande y pesado puesto en órbita por la NASA hasta ese momento. El Saturn situó a éste y a la maqueta de la Apolo en órbitas distintas. El Pegasus quedó colocado en una altitud de 733 por 495 Km (inclinación: 31,7 grados), desde donde extendió sus paneles y sus sistemas empezaron a registrar impactos, el primero durante su cuarta órbita. En mayo, se habían contabilizado no menos de 70, aunque el vehículo empezó a sufrir diversas anomalías en sus detectores. La información, de todos modos, sería muy importante para verificar la seguridad del entorno de los astronautas. El último impacto fue registrado el 1 de marzo de 1966. A partir de entonces sólo se transmitiría información de ingeniería.

Los detectores fueron mejorados para el Pegasus-2, para impedir los excesivos fallos. Si uno dejaba de funcionar, se desconectaría automáticamente para evitar falsos positivos. El vehículo despegó el 25 de mayo, sobre el Saturn-I SA-8, y fue acompañado por la maqueta de la cápsula Apolo BP-26. Su ascenso, en noche cerrada, fue espectacular. El destino del Pegasus-2, que utilizaría la misma frecuencia que su antecesor, fue una órbita igual a la de éste (740 por 502 Km), aunque desplazada 120 grados, para evitar interferencias. A los dos días de permanecer en el espacio, ya había detectado dos impactos de meteorito. El último quedó registrado el 31 de octubre de 1967.

[Img #18277]El tercer y último Pegasus recibiría algunos pequeños cambios. Se instalaron en él 48 subpaneles, montados en 8 paneles detectores (4 de cada ala), los cuales podrían ser separados en caso necesario y recuperados para su análisis en tierra. La propuesta era enviar a astronautas del programa Gemini para capturarlos. El Pegasus-3 fue lanzado finalmente el 30 de julio, mediante el Saturn SA-10 (el último de la serie), junto a otra maqueta de la nave Apolo (BP-9A). Una vez más, el cohete funcionó a la perfección, situando a su carga en la órbita prevista (567 por 535 Km, inclinada 28,8 grados, y por tanto compatible con las órbitas de las misiones Gemini, aunque un tanto alta). El Pegasus-3 completó en ella la investigación sobre los meteoritos que afectaban a las cercanías de la Tierra, y los científicos pudieron confirmar que el diseño de la nave Apolo sería suficiente para afrontar el peligro que representarían. El último impacto detectado ocurrió el 16 de agosto de 1967.

En total, hasta octubre de 1967, los tres Pegasus localizaron 2.265 choques de meteoritos. Es decir, superaron en todos los casos el año de vida útil prevista. Finalmente, ningún astronauta del programa Gemini visitaría al Pegasus-3. Se encargó un estudio el 21 de julio de 1966 para analizar si ello sería realmente posible, pero la compañía Emerson Electric llegó a la conclusión de que las operaciones de enganche y la salida extravehicular serían demasiado complejas y peligrosas, requiriendo más combustible de maniobras que el disponible en la cápsula tripulada. Además, la altitud del Pegasus era demasiado alta y la Gemini habría tenido que llevar retrocohetes adicionales para regresar a la Tierra, para los cuales no había dinero. Los científicos tendrían que conformarse con los datos enviados por los Pegasus de forma remota. Éstos no sólo incluirían información sobre los impactos, ya que los satélites estudiaron también la radiación ambiental en los cinturones de Van Allen, el albedo terrestre y los efectos térmicos sobre las estructuras y su envejecimiento. Finalmente, la NASA apagó a los tres vehículos el 29 de agosto de 1968, si bien el Pegasus-1 envió señales de forma intermitente en junio y julio de 1977.

La propuesta de enviar un Pegasus avanzado más allá de la Tierra, en dirección a la Luna y los planetas, tampoco superó la fase de estudios. Hubiera viajado a la Luna hacia 1968 y habría dispuesto de paneles trapezoidales en forma de “Z”. Se habló de enviarlo incluso al cinturón de asteroides, donde la frecuencia de impactos debería ser muy superior.

Nombres

Lanzamiento

Hora (UTC)

Cohete

Polígono

Identificación

Pegasus-1

16 de febrero de 1965

14:37:03

Saturn-I (SA-9)

Cabo Cañaveral LC37B

1965-9A

Pegasus-2

25 de mayo de 1965

07:35:01

Saturn-I (SA-8)

Cabo Cañaveral LC37B

1965-39A

Pegasus-3

30 de julo de 1965

13:00:00

Saturn-I (SA-10)

Cabo Cañaveral LC37B

1965-60A



[swf object]





Noticias relacionadas

Copyright © 1996-2017 Amazings® / NCYT® | (Noticiasdelaciencia.com / Amazings.com). Todos los derechos reservados.
Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Todos los textos y gráficos son propiedad de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin consentimiento previo por escrito.
Excepto cuando se indique lo contrario, la traducción, la adaptación y la elaboración de texto adicional de este artículo han sido realizadas por el equipo de Amazings® / NCYT®.

Amazings® / NCYT® • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados - Depósito Legal B-47398-2009, ISSN 2013-6714 - Amazings y NCYT son marcas registradas. Noticiasdelaciencia.com y Amazings.com son las webs oficiales de Amazings.
Powered by FolioePress